Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Termina en Suiza la perforación del túnel más largo del mundo

Termina en Suiza la perforación del túnel más largo del mundoReuters
El túnel más largo del mundo ya es una realidad: la perforadora 'Sisi' ha derribado los últimos metros de roca, dejando libre el camino para un túnel ferroviario de 57 kilómetros de largo que atraviesa los Alpes. Alrededor de las 15.00 horas la tuneladora ha ejecutado la cala del túnel que conecta las ciudades de Erstfeld y Bodio, tras excavar los últimos metros.
A partir de 2017, por los dos cañones del túnel de Gotthard se realizará la mayor parte del transporte de mercancías por la montañosa región alpina. Esta monumental obra forma parte de la red europea de transporte.
Una vez finalizadas las obras habrá una conexión rápida de tren desde el mar del Norte hasta Génova. En total, los costes se elevarán hasta 15.000 millones de euros (21.000 millones de dólares).
Este proyecto, valorado en 1.033 millones de euros, incluye la colocación de raíles, el montaje del sistema de control de trenes, la señalización, la iluminación y la construcción de las redes de telecomunicaciones del túnel.
La cala del túnel se ha celebrado con un acto público al que asistieron el ministro de Transportes de Suiza, Moritz Leuenberger; el presidente de Alpine, Dietmar Aluta-Oltyan, y otros directivos de la filial de FCC.
El lugar donde ha realizado la perforación, en el cantón suizo de Graubünden, se encuentra a 27 kilómetros del portal norte, en el cantón Uri, y a 30 kilómetros del portal sur, en Ticino. El ministro de Transporte suizo, Moritz Leuenberger, ha calificado el túnel como uno de los mayores proyectos medioambientales del continente.
Sello español
La construcción de esta conexión cuenta con sello español, dado que Alpine, una de las empresas que han participado en la obra, forma parte desde 2006 del grupo FCC. Alpine, a través de un consorcio en el que participa en un 25%, logró en 2002 el contrato de construcción de dos tramos de los cinco en que dividió la construcción del túnel.
Posteriormente, en 2008, cuando ya formaba parte de la compañía que controla y preside Esther Koplowitz, logró también en consorcio el contrato para acometer las instalaciones técnicas ferroviarias del túnel.