Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tensión entre China y EEUU por la venta de armas a Taiwán

China ha pedido a Estados Unidos que cancele la propuesta de venta de armas a Taiwán formulada ante el Congreso por la Administración Obama, una decisión "equivocada" ante la que Pekín ha respondido suspendiendo cooperación militar y estratégica con Washington y amenazando con imponer sanciones a todas las empresas estadounidenses que vendan armas a la región sobre la que China mantiene una proclama de soberanía.
En este sentido, China ha convocado al embajador estadounidense, Jon Huntsman, al que ha solicitado la cancelación inmediata de la venta, estimada en 6.400 millones de dólares, ya que podría comportar "consecuencias que nadie desea", según ha hecho saber posteriormente el viceministro de Exteriores, He Jafei.
El viceministro ha asegurado que la venta podría acarrear "consecuencias que ninguna de ambas partes desea". Más aún, China ha declarado que la venta de armas es, en sí misma, un obstáculo en el camino al "desarrollo pacífico" de la situación en la región, autoproclamada independiente en 1949 cuyos deseos separatistas podrían verse "alimentados" por la propuesta de la Administración Obama.
Este acuerdo armamentístico ratificaría a Estados Unidos como el primer proveedor mundial de armas a Taiwán en virtud del Acta de Relaciones firmada en 1979 con Taipei para contribuir a la autodefensa de la zona, una ley redactada en el momento en el que Washington reconoció diplomáticamente a Taiwán como estado independiente.
El arsenal
La propuesta, remitida por la Agencia de Cooperación de Defensa y Seguridad del Pentágono, comprende la venta de 60 helicópteros de combate Black Hawk UH-60 y 114 misiles Patriot de "Capacidad Avanzada" conocido como PAC-3, y un sistema de mando y control conocido como Sistemas de Distribución de Información Multifuncional.
Estados Unidos también suministrará 12 misiles Harpoon avanzados que pueden ser utilizados en ataques terrestres y contra embarcaciones y dos buques barreminas de la clase Osprey, según ha comunicado la agencia de seguridad al Congreso.