Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La hazaña del tenista que era gordo

Marc Willis ha cumplido su sueño: ha perdido un partido de tenis. Pero no contra cualquiera, contra Roger Federer y no en cualquier sitio, en Wimbledon. Es el número 775 del mundo y hasta que su novia le dio un empujón hacia Londres, sólo aspiraba a dar clases de tenis. Esta es su historia.