Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Telemadrid vuelve a tintar sus pantallas de negro

Tlemadrid en huelgaTelemadrid
La primera jornada de huelga de 24 horas de Radio Televisión Madrid ha comenzado en el mediodía de este martes. Telemadrid y Onda Madrid integran esta jornada en la que la cadena ha tintado sus pantallas de negro, convocada por CC.OO., UGT y CGT.
La de hoy es la decimoctava huelga que las centrales sindicales convocan en Telemadrid desde 2004 y la tercera consecutiva en menos de un año. Pocos medios han tomado esta iniciativa a lo largo de toda la historia de los medios de comunicación. El único antecedente data de 1988, cuando un sindicalista cortó la señal de TVE.
Éste va a ser el primero de los tres paros de 24 horas previstos para los días 14 y 19 de Abril y 2 de Mayo. Entre las propuestas de Telemadrid está la de "mejorar el clima de relaciones laborales en la empresa". Además considera que hay que "dotar a la plantilla de estabilidad laboral". Por esto, la cadena se ha comprometido a realizar bajas objetivas del personal fijo aunque mediante un previo acuerdo pactado con los afectados.
Medida con la que no están de acuerdo desde CCOO. Teresa García, su representante, ha señalado que lo único que proponen es que "van a seguir despidiendo a la gente aunque informando". Y es que en la reunión de este pasado lunes, la dirección, según su versión, anunció que había ofrecido a los sindicatos la readmisión de los tres empleados fijos que fueron despedidos.
Por su parte, la dirección de la cadena tacha de 'irresponsable' la iniciativa. "Condenar a una televisión a tener su pantalla en negro durante 24 horas ininterrumpidas empieza a ser tónica habitual en Telemadrid", dicen desde la directiva. Lo califican de atropello contra la libertad de expresión y aseguran que "no es la mejor manera para garantizar la viabilidad de la empresa". También ha criticado que la cadena tampoco ha querido dar los servicios mínimos que proponían los sindicatos.