Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tarjeta roja a los diputados valencianos

Cerca de un centenar de indignados del movimiento 15-M de Valencia se han concentrado desde las 9.30 horas de este jueves ante Las Corts valencianes. Los manifestantes llevan tarjetas rojas que exhiben contra los "políticos corruptos". Asimismo, llevan pancartas que muestran el símbolo de paz y otras mostrando su rechazo por "los recortes valencianos".
Julián, uno de los concentrados, ha reivindicado el derecho de reunión frente al Parlamento valenciano "incluido dentro de la Constitución". "Siempre que sea pacífico consideramos que no estamos coaccionado el derecho de nadie", ha señalado. Asimismo, ha mostrado su repulsa a los actos violentos que se registraron este miércoles en Barcelona por parte de personas "que no representan al movimiento".
Así, ha dejado claro que la intención de este colectivo es desarrollar actos "sin ningún tipo de violencia". Por ello, ha criticado el "excesivo" número de agentes de Policía Local y Nacional que custodiaban el Parlamento valenciano.
Desde primeras hora se han acercado a les Corts el presidente de la cámara, Juan Cotino, el vicepresidente segundo de la mesa, Ángel Luna, portavoz del Grupo Parlamentario de Compromís, Enric Morera, y el conseller de Gobernación en funciones Serafín Castellano. Sobre las 9.30 horas ha llegado Francisco Camps, quien se ha reunido con la portavoz del Consell, Paula Sánchez de León.
Convocatoria en la web
En su página web, los indignados señalaban que "el imputado y reelegido presidente de la Generalitat, Francisco Camps, asumirá el poder de la autonomía en les Cortes Valencianas. Por este motivo, porque la ciudadanía exige no contar con delincuentes en el órgano de gobierno que le representa, Acampada Valencia se concentrará de manera pacífica en las inmediaciones del edificio institucional durante toda la mañana".
De igual modo, el movimiento recalca que es "importante que acuda el mayor número de personas" para "mostrar indignación ante las malas prácticas administrativas que se desencadenan de actuaciones corruptas, y demandar que ningún político imputado pueda acceder a cargos de poder".
Sin embargo, no cesan los llamamientos para evitar que se produzcan altercados violentos, como los que marcaron el debate de presupuestos celebrado el miércoles en el Parlament de Cataluña. Entre las recomendaciones a los asistentes, se insta a permanecer sentados y al menos a dos metros del cordón policial.
La semana pasada se produjeron incidentes en las inmediaciones del Palacio de Benicarló de Valencia, sede de las Cortes Valencianas, entre los agentes de seguridad y los 'indignados', que se concentraron para protestar durante el pleno de constitución del parlamento valenciano.
Ese enfrentamiento se saldó con cerca de una veintena de heridos, diez de ellos de los manifestantes, ocho en las filas de la policía y un diputado de la coalición Compromís, mientras que seis de los concentrados fueron detenidos acusados de desorden público, atentado contra agentes de la autoridad y lesiones.