Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TS anula la sentencia en la que se ordenaba la disolución de los 'Latin Kings' en Madrid

Tribunal SupremoCNN+
El Tribunal Supremo ha anulado la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que en junio de 2007 ordenó la disolución de los "Latin Kings" en esta comunidad autónoma y condenó a once de sus integrantes por asociación ilícita. Ha ordenado a ese órgano judicial que celebre un nuevo juicio y con otros magistrados. La Sala de lo Penal del Alto Tribunal ha concluido en su resolución que en dicho juicio se violó "el derecho a un proceso con todas las garantías y sin sufrir indefensión".
En la sentencia se añade que se trata de una organización en la que eran evidentes las discrepancias entre las personas que asumieron responsabilidades orgánicas, por lo que conocer la identidad de los testigos puede ser relevante. Y es que los procesados alegaron que en la vista oral declararon como testigos protegidos y con la voz distorsionada. El Alto Tribunal alega que sus manifestaciones "son los únicos elementos de prueba" en que se basó la condena.
Actuaciones de las bandas callejeras
Esta petición de ilegalización de los "Latin Kings" en Madrid contrasta con su situación en otras comunidades autónomas, como Cataluña, donde están registrados como una asociación cultural.
La Audiencia de Madrid argumentó en su día que esta organización, si bien en los primeros años no se detectaron actos violentos, a partir de 2004 "comienzan a surgir fuertes enfrentamientos, fundamentalmente con la banda de los Ñetas, dentro de la Comunidad de Madrid". Estas actuaciones se deben a que ambas bandas intentan marcar su propio territorio, desplazando así a los contrarios.
Además, concluye que aunque en un primer momento pudo tener unos objetivos más acordes con la convivencia social y con la defensa de los valores latinos y de ayuda a los emigrantes de países latinoamericanos que llegaban a España, "enseguida derivó en una segunda fase hacia conductas violentas".