Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suu Kyi se proclama inocente ante el tribunal

Aung San Suu Kyi, líder de la oposición birmana y premio Nobel de la Paz, ha vuelto a proclamar este viernes su inocencia ante el tribunal que la juzga desde comienzos de esta semana en la prisión de Insein, en el norte de Rangún (Birmania). "No soy culpable, no he cometido ningún crimen", ha asegurado Suu Kyi.
La dirigente de la Liga Nacional por la Democracia (LND), privada de libertad durante 13 de los últimos 19 años, es juzgada por infringir las condiciones de su arresto domiciliario, al haber alojado durante dos días al estadounidense John Yettaw, un mormón de 53 años que llegó hasta su casa nadando. La mayoría de los 23 testigos aportados por la acusación son policías. La defensa, mientras tanto, presentará sus argumentos a partir del próximo lunes.
Los abogados explicarán que Suu Kyi, de 63 años, sólo acogió al ciudadano estadounidense John Yettaw "por piedad", ya que "tenía calambres en las piernas después de haber cruzado el lago" situado junto a la vivienda de la opositora, hecho que eL mismo Yettaw ha corroborado durante el juicio.
Sin embargo, la Junta Militar de la antigua Birmania ha asegurado este viernes que el ciudadano estadounidense que fue sorprendido cuando intentaba cruzar a nado el lago que rodea la residencia de Suu kyi es parte de un complot de elementos antigubernamentales cuyo objetivo es el de intensificar la presión internacional contra la junta militar que gobierna este país asiático.
"Intenciones ocultas"
Los observadores internacionales consideran que la Junta militar birmana utiliza las acusaciones como un pretexto para mantener encerrada a Suu Kyi y evitar que se presente a las elecciones que tendrán lugar el próximo año. A pesar de ello, todo apunta a que Suu Kyi volverá a ser condenada. Su arresto domiciliario estaba a punto de finalizar cuando ocurrieron los hechos.