Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suspendido el juicio a cuatro presuntos pederastas al extraviarse las pruebas

Palacio de Justicia, SevillaCuatro
La Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla ha suspendido el juicio que tenía previsto celebrar contra cuatro presuntos pederastas al extraviarse los vídeos que los incriminaban, según han informado fuentes del caso.
Estas mismas fuentes han explicado que este caso fue instruido por el Juzgado de Instrucción número 1, que dio traslado posteriormente del mismo al Juzgado de lo Penal 5, pero la acusación particular solicitó que el juzgado competente era la Audiencia, recayendo finalmente el proceso en la Sección Séptima.
No obstante, el Depósito de Convicción, donde en un primer momento se creía que se encontraban depositados los vídeos que incriminaban a estas cuatro personas, dio 30 días de plazo al Juzgado de lo Penal 5 para que diera las órdenes precisas sobre qué hacer con ellos. Al no recibir respuesta, el Depósito decidió destruir los vídeos, según la primera versión ofrecida en la vista oral. Aunque se baraja la posibilidad de que los vídeos con las imágenes podrían estar guardados en el Juzgado de Instrucción número 1, aspecto que tendrá que ser confirmado este martes por las partes.
Dinero y regalos a cambio de sexo
Según el escrito de acusación del fiscal, los hechos ocurrieron entre el verano del año 2004 y la primavera de 2006, período en el que el inculpado, hombre de 54 años, propuso a una menor de 16 mantener relaciones sexuales a cambio de 200 euros, recargas telefónicas y otros regalos. Además, la joven tenía que grabar sus encuentros en el sevillano barrio de Los Remedios.
La joven, que aceptó tales encuentros, recibió del procesado un ordenador con cámara web en verano de 2005 a través del cual, según prosigue el Ministerio Público, mantenían conversaciones de contenido sexual, llegando incluso la menor a desnudarse delante de la cámara.
Del mismo modo, el acusado supuestamente buscaba a terceras personas para que, a cambio de dinero, mantuvieran relaciones sexuales con la citada menor. Finalmente, el principal imputado en la causa contrató en 2006 los servicios de una mujer, también acusada y para la que piden dos años de cárcel, para que mantuviera un encuentro lésbico con la menor. Muchos de los encuentros fueron grabados en video por el inculpado.
El Ministerio Público considera que los hechos relatados constituyen un delito de corrupción de menores y un delito de utilización de menores para la elaboración de material pornográfico, por lo que pedirá cinco años para el principal acusado, un año para otros dos hombres y dos años para la mujer también implicada en los hechos.