Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo archiva la causa contra Patxi López e Ibarretxe

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha acordado el sobreseimiento de la causa por supuesta desobediencia abierta contra el actual lehendakari, Patxi López; el anterior, Juan José Ibarretxe; el ahora consejero del departamento de Interior del gobierno vasco Rodolfo Ares, y cinco representantes de la izquierda abertzale, entre ellos, Arnaldo Otegi, por mantener reuniones coincidiendo con la tregua de ETA en el año 2006. Considera que su actuación no supuso ningun delito.
Esta decisión ha sido adoptada pese a estimar el Alto Tribunal que, en este caso, las acusaciones populares (Foro de Ermua y Dignidad y Justicia) estaban suficientemente legitimadas para pedir la apertura del juicio oral contra los mandatarios vascos, pese a que en este procedimiento la fiscalía no acusaba.
De este modo, el Supremo entra en el fondo del asunto a la vez que aplica al caso la denominada 'doctrina Atutxa', que considera suficiente la acusación popular, aunque el fiscal no acuse, al tratarse de un delito, el de desobediencia, que no tiene un perjudicado directo. Esta doctrina se opone a la conocida como 'doctrina Botín' que dice que no basta la única petición de la acusación popular para abrir juicio oral y sentar a los acusados en el banquillo.
El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ya archivó la causa contra López e Ibarretxe al considerar que no existía acusación legítima por ser la acción penal únicamente ejercida por una acusación popular (las dos asociaciones mencionadas).
Felipe González defiende a los políticos
Las reacciones no han cesado durante esta jornada, siendo la del ex presidente del Gobierno, Felipe González, la más relevante.
A su juicio, hubiese sido preocupante una sentencia adversa, ya que asegura que él mismo ordenó que se hablara con ETA al igual que lo hizo el ex presidente del Gobierno José María Aznar, y el actual presidente José Luis Rodríguez Zapatero. "Si es verdad que es un delito hablar con Batasuna pues hablar con ETA tiene que ser más o menos igual", sentenció.
Durante su intervención en el Foro Cinco Días, celebrado en el Palacio Euskalduna de Bilbao, López se ha referido a la deliberación de la Sala de lo Penal del alto tribunal.