Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suecia confirma que el atentado de Estocolmo fue un acto terrorista

El ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt, ha asegurado que las explosiones que sacudieron ayer el centro de Estocolmo, y en las que murieron una persona y dos resultaron heridas, han sido un ataque terrorista.
Las dos explosiones ocurrieron a unos 200 metros de distancia en un barrio concurrido de la ciudad y una de ellas ha destruido un vehículo. Los servicios de emergencia investigan ya lo ocurrido en el lugar de los hechos. Testigos presenciales han informado de que hay un robot de los artificieros.
En un mensaje en la red social Twitter, Bildt ha mostrado su preocupación por el atentado. 'Preocupante ataque terrorista en zona central abarrotada de Estocolmo. Fracaso. Pero puso ser catastrófico', ha señalado en el mismo.
Por su parte, la Policía sueca considera que las dos explosiones registradas ayer por la noche en Estocolmo son "crímenes terroristas" y como tal ya están siendo investigados, aunque el nivel de alerta de seguridad permanece inalterado. "Estamos investigando este caso como un crimen terrorista, de acuerdo con la ley sueca. En esta situación, no hemos elevado la alerta de amenaza a la seguridad", ha indicado el agente de la Policía de Seguridad, Anders Thornberg.
Atentado suicida
Uno de los portavoces de la Policía de Estocolmo, Kjell Lindgren, había declarado anteriormente que era posible que el muerto fuera un terrorista suicida. El diario sueco 'Aftonbladet' recoge en su página web que el fallecido llevaba consigo seis cartuchos explosivos interconectados, de los que sólo uno hizo explosión, y una mochila cargada de clavos y objetos metálicos, técnica utilizada para 'ensuciar' las explosiones y provocar más daños. Por su parte, otro portavoz policial, Petra Sjolander, ha afirmado que el coche que explotó en primer lugar contenía varios cilindros de gas.
Un médico que se encontraba en la zona, según ha sido citado en la página DN.se, ha asegurado que el cadáver del hombre no tenía heridas en la cara o en el cuerpo en general. "Parecía como si hubiera llevado algo que explotó en su estómago", según recoge dicho portal.
Varias horas después de la explosión, el cuerpo del hombre estaba tirado en el pavimento, cubierto con una sábana blanca, según informa Reuters. Varias camionetas de la Policía había acordonado varias calles alrededor de la zona en la que se encontraba el cuerpo, mientras que el coche ha sido retirado por una grúa.
Advertencia previa
Asimismo, la agencia de noticias oficial sueca, TT, había informado de la recepción de una advertencia por correo electrónico que relaciona el posible doble atentado con la guerra de Afganistán y con las caricaturas del profeta Mahoma del artista Lars Vilks.
El correo, remitido también a la Policía de Seguridad, fue enviado unos diez minutos antes de las dos explosiones. En él había archivos de audio adjuntos en sueco y árabe.
Caricaturas
La voz de los archivos se dirige a Suecia y al pueblo sueco y habla sobre el silencio del país ante las caricaturas de Vilks y de la presencia militar de Suecia en Afganistán.
"Nuestras acciones hablarán por sí mismas. Mientras no pongáis fin a vuestra guerra contra el Islam, a la humillación del profeta y a vuestro estúpido apoyo al cerdo Vilks", afirma el hombre de la grabación, según TT.
En enero, un hombre somalí fue acusado de terrorismo e intento de asesinato al irrumpir en la casa del dibujante danés Kurt Westergaard y amenazarle con un hacha.