Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suecia se viste de gala por el bautizo del príncipe Nicolás

Suecia se viste de gala por el bautizo del príncipe NicolásInformativos Telecinco

Suecia se ha vestido de gala por un motivo muy especial. Se trata del bautizo del pequeño príncipe Nicolás, el segundo hijo de la princesa Magdalena de Suecia y Chris O'Neill, celebrado a las doce en punto en la capilla del castillo de Drottningholm.

Una hora antes, los invitados a la ceremonia religiosa fueron acudiendo poco a poco a dicha celebración. Como ya os avanzábamos el fin de semana pasado, además del pequeño miembro de la casa sueca, el otro protagonista era el príncipe Carlos de Suecia que se ha convertido en el padrino de su sobrino en este día tan especial.
A las 12:00 en punto, los cañones ya anunciaron la llegada de los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia y tras ellos la feliz pareja compuesta por la madre del bebé que iba a recibir las aguas bautismales y el protagonista del día junto a su marido que sostenía a la primogénita de la pareja, la princesa Leonore.
Tras ellos, acudieron los seis padrinos del pequeño Nicolás : su tío recién casado con Sofía Hellqvist, Carlos Felipe de Suecia, Katarina Von Horn, una de las mejores amigas de la princesa Magdalena, Gustaf Magnuson, el hijo mayor de la princesa Cristina de Suecia y de Tord Magnuson, la condesa Natascha Abensperg und Traun, que se trata de la hermana por parte de su madre del empresario, Henry d'Abo, cuñado de O'Neill y Marco Wajselfisz, amigo también de O'Neill.
El pequeño, tranquilo hasta que Carlos Felipe le ha echado por encima sus aguas bautismales donde ha llorado hasta que su madre lo ha calmado. Su hermana también ha querido ser protagonista debido a que no ha parado de jugar alguna que otra vez durante la ceremonia en el suelo de la iglesia, sacando sin duda la sonrisa a muchos.