Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sri Lanka limita las operaciones de combate contra los tamiles al rescate de civiles

El Gobierno de Sri Lanka ha anunciado que pone fin a las acciones de combate y que, a partir de ahora, sus tropas sólo utilizarán armas ligeras y se limitarán al rescate de civiles atrapados en la zona de guerra, que aún controla el grupo rebelde Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE).
Después de una cruenta ofensiva que ha durado varios días, el Ejecutivo cingalés lanza este anuncio antes de que un enviado de Naciones Unidas (ONU) llegue a la isla y pocas horas después de que la guerrilla tamil denunciase que las Fuerzas Armadas han rechazado un alto el fuego.
En los últimos días ha crecido la preocupación internacional por el destino de los civiles, y la ONU ha enviado a la isla a su máximo responsable de Asuntos Humanitarios, John Holmes, quien este domingo abogó por una pausa humanitaria en los combates. Al mismo tiempo, los ministros de Exteriores de Reino Unido, Francia y Suecia llegan a la conocida lágrima de la India, por su forma y localización al sureste del subcontinente, este miércoles para intentar alcanzar una vía de ayuda a los miles de afectados por la guerra.
Según cálculos de la ONU distribuidos oficiosamente, unos 2.000 civiles han muerto la semana pasada en la ofensiva militar contra el reducto de los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE) en el distrito norteño de Mullaitivu.