Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sospechas contra la OMS respecto a la gripe A

El máximo representante de la Comisión de Salud del Consejo de Europa, Wolfgang WodargReuters
La Organización Mundial de la Salud ha rendido cuentas ante el Consejo de Europa sobre su gestión de la gripe A. El presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa asegura que la OMS mintió al declarar la pandemia.
El máximo representante de la Comisión de Salud del Consejo de Europa, Wolfgang Wodarg, ha asegurado este martes que, por ahora, "no se puede creer" en el criterio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para determinar la intensidad de una epidemia "porque ya han dicho que ha habido una pandemia enorme dos veces" (gripe aviar y gripe A) y, en ambos casos, "fue una mentira".
Wodarg, que ya denunció ante la opinión pública las supuestas presiones de la industria farmacéutica hacia la OMS para que elevara el nivel de alerta por la gripe A, ha reiteró ahora su opinión.
La OMS se defiende
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha insistido en negar que las farmacéuticas hayan influido en el diseño de su estrategia contra la pandemia de gripe A.
"Las políticas de la OMS contra la pandemia de gripe y su respuesta no han sido influenciadas de forma irregular por la industria farmacéutica", han recalcado en un comunicado donde, no obstante, reconocen "la cooperación global que mantienen con un amplio abanico de socios, entre ellos los del sector privado, para conseguir objetivos de salud pública hoy y en el futuro".
Recalcan que los análisis de los laboratorios demostraron que el virus de la denominada gripe A era "genéticamente y antigénciamente muy diferente de otros virus de la gripe que circulaban entre la población" y que la información epidemilógica llegada desde México, Estados Unidos y Canadá mostraban "que se podía dar una transmisión de persona a persona".
La OMS reconoce que la "respuesta no ha sido perfecta", pero se justifica en la mortalidad infantil y en que su misión es evitar muertes.