Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sorogoyen viaja a la "comprensión", la "ternura" y la "repulsión" en el thriller 'Que Dios nos perdone'

Antonio de la Torre y Roberto Álamo interpretan a dos policías en este filme, a competición en la Sección Oficial del festival de San Sebastián El cineasta Rodrigo Sorogoyen presenta este lunes en el Festival de San Sebastián el thriller 'Que Dios nos perdone', un viaje hacia la "comprensión", la "ternura" y la "repulsión" protagonizado por Antonio de la Torre y Roberto Álamo, que competirá por la Concha de Oro.
Antonio de la Torre y Roberto Álamo interpretan a dos policías en este filme, a competición en la Sección Oficial del festival de San Sebastián
El cineasta Rodrigo Sorogoyen presenta este lunes en el Festival de San Sebastián el thriller 'Que Dios nos perdone', un viaje hacia la "comprensión", la "ternura" y la "repulsión" protagonizado por Antonio de la Torre y Roberto Álamo, que competirá por la Concha de Oro.
Según ha señalado el director durante una entrevista concedida a Europa Press, aunque "a priori el thriller es el género más encorsetado, por otro lado permite hablar de otras cosas interesantes". En esta ocasión, cuenta la historia de dos policías, a quienes dan vida De la Torre y Álamo, que buscan al autor de varias violaciones y asesinatos de ancianas en el centro de Madrid y, de esta manera, muestra al espectador un camino para llegar a los rincones más inaccesibles de los protagonistas.
Precisamente, uno de los riesgos que ha tomado Sorogoyen junto a la coguionista del filme, Isabel Peña, ha sido presentar a dos personajes que son "moralmente discutibles", puesto que "unas veces producen ternura y otras repulsión", una decisión que tomaron para buscar la reflexión del espectador.
Los dos policías de esta historia son "personas que a veces se portan bien, a veces busca el perdón, a veces hacen el bien a alguien y en ocasiones se comportan de manera violenta", algo que, según ha indicado el director, se encuentra en cualquier individuo. "Era un riesgo pero me tiré a la piscina porque el resultado iba a ser mejor que si no se intentaba", ha asegurado.
El filme se desarrolla en la capital española en el verano de 2011, en un contexto de crisis económica, con el eco del 15-M en las calles y la visita del Papa que acapara todos los rincones de la ciudad. En palabras del director, no hay una razón más allá que plasmar lo que fue "un momento irrepetible" y que, además, guarda relación con lo que sucede en la historia.
Sorogoyen firma un thriller con marcado acento "español, cañí y madrileño", en la línea del recientemente estrenado 'Tarde para la ira', de Raúl Arévalo, tal y como ha recordado, algo que en su cinta se palpa en su ropa, sus casas los bares y el trabajo. "El thriller está en plena forma, si hay buenos directores habrá buenas películas", augura el director.
Para hacer 'Stockholm' (2013), Sorogoyen tuvo que buscar financiación a través de "crowfunding", mientras que en esta ocasión ha contado con un presupuesto más amplio. Eso sí, ha precisado que a pesar de ello "no hay barra libre nunca". "En todas las películas del cine español hace falta una semana más de rodaje", ha asegurado el director, quien siempre tuvo en mente que se trataba de "una película grande y difícil".
LA IMPOSIBILIDAD DE LA COMUNICACIÓN
El papel de Antonio de la Torre es el de alguien que tiene una "tremenda dificultad para expresarse", una incomunicación que contrasta con la "violencia" y la "explosión" del personaje de Roberto Álamo y que los convierte en "dos caras de la misma moneda", que tratan de "amar para ser amados".
Por su parte, Álamo ha señalado en rueda de prensa que este personaje le ha emocionado "hasta la lágrima" pensando en el "morbo y la excitación" que iba a suponer realizarlo, pero nunca miedo. "Estoy rodeado de buenos actores y actrices, solo tenía que entrar en esa rueda y no poner palos", ha dicho.
"Cuando te ofrecen un personaje y miras la cuenta del banco y ves que no hay mucho dinero y que tienes que trabajar, si el personaje no es muy allá me entra el acojone y el miedo por saber cómo tengo que dar 1.500 vueltas para defenderlo", ha dicho.