Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sólo queda una española desaparecida por las inundaciones en India

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha informado de que se ha localizado a la totalidad de los españoles que se encontraban en la región de Ladakh, Jammu-Cachemira (norte), excepto una, cuya búsqueda continúa activamente.
La mallorquina, Lourdes Morro, y dos franceses se encuentran entre los 500 desaparecidos a causa de los corrimientos de tierra producidos por las lluvias que cayeron hace tres días en la zona, donde han muerto al menos 132 personas y 400 han resultado heridas.
Este domingo fue localizado sano y salvo Rafael Roca, pareja de Lourdes Morro, con quien hacía un "trekking" de 14 días con un grupo que estaba acampado en el valle de Hinju, a unos 60 kilómetros al oeste de la ciudad de Leh, cuando empezaron las lluvias que propiciaron corrimientos de tierra y avalanchas de barro en todo el enclave turístico.
Los españoles, pendientes de la evacuación
Mientras, se ha desplazado a la zona afectada un funcionario de la embajada española para atender las necesidades de los aproximadamente 160 españoles que esperan en el país a ser evacuados y que ha señalado que "la situación está controlada" y los españoles, "razonablemente tranquilos", teniendo en cuenta las circunstancias en las que se encuentran.
De hecho, un avión de línea comercial ha partido de la ciudad india de Leh con evacuados españoles por las inundaciones ocurridas estos días en esa zona, hacia la capital, Nueva Delhi. El propósito es "sacar a los más posibles" de esa ciudad en las próximas horas aprovechando la aviación comercial entre Leh y Nueva Delhi.
En el grupo de españoles hay 40 montañeros vizcaínos, cerca de 50 de Baleares y otros procedentes de distintas comunidades autónomas. Muchos de ellos están refugiados en un monasterio y otros, en zonas habilitadas por las autoridades locales, como pabellones deportivos y otras instalaciones.