Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado admite a debate la reforma del sistema sanitario estadounidense

El Senado de Estados Unidos ha admitido a debate la propuesta de reforma del sistema sanitario norteamericano presentada por el líder de la mayoría demócrata, Harry Reid. La aprobación ha sido favorable gracias al voto unánime de los 60 senadores demócratas.
El proyecto de reforma del modelo sanitario norteamericano, que costará en torno a 848.000 millones de dólares (570.660 millones de euros), se ha convertido en el principal caballo de batalla en política interna del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.
De los 40 senadores republicanos, que se han opuesto con fervor a la propuesta en los últimos meses, sólo uno se abstuvo y el resto votó en contra. Esta votación era el primero de los obstáculos a los que se tiene que enfrentar el proyecto de reforma en la Cámara Alta, ya que los demócratas necesitaban el apoyo de 60 de los 100 miembros del Senado y ni siquiera contaba con el respaldo explícito de las senadoras demócratas Blanche Lincoln (Arkansas) y Mary Landrieu (Luisiana).
Polémica con los costes
Los demócratas estiman que la reforma sanitaria costará en torno a 848.000 millones de dólares, una cantidad que el Gobierno puede costear a través de nuevos impuestos y recortes de gasto público. La reforma, según ellos, no sólo no incrementará el déficit público, sino que lo reducirá en 130.000 millones (87.480 millones de euros) hasta 2019.
Los republicanos no han aceptado ni un ápice de estos datos: según sus estimaciones, la reforma es una "monstruosidad" de 2,5 billones de dólares (1,6 billones de euros).