Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado checo aprueba el Tratado de Lisboa, pero el presidente no lo firma

El Tratado de Lisboa continúa sin levantar cabeza. Si ha primera hora de la tarde de este miércoles la aprobación del texto por el Senado de la República Checa se interpretaba como un nuevo empujón al texto, posteriormente la negativa del presidente a firmar el texto suponía un nuevo revés.
El presidente Vaclav Klaus considera que "el Tratado de Lisboa está muerto por el momento. Está muerto porque fue rechazado en un referéndum en un Estado miembro. Por lo tanto, una decisión sobre la ratificación de este Tratado no está en la agenda". Se apoya así en la negativa de los irlandeses en el referéndum del año pasado y ante la posibilidad de un nuevo recurso que podría presentar un grupo de políticos ante el Tribunal Constitucional.
La Cámara Alta de República Checa aprobó poco antes el texto por 54 votos a favor, 20 en contra y siete abstenciones. De ratificarlo, sería el vigésimo sexto Estado miembro en hacerlo. Sólo quedaría Irlanda, que tiene previsto celebrar otro referéndum a finales de año.