Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sarkozy asegura que Francia no dejará impune el asesinato de Nérin tras el funeral del policía

Zapatero y SarkozyReuters
El presidente de la República Francesa, Nicolas Sarkozy, se ha comprometido "de forma solemne" a que la muerte del policía francés Jean Serge-Nérin, asesinado por ETA la semana pasada, no quede "impune" y ha avisado de que las autoridades galas erradicarán "una a una" todas las bases de la banda en su territorio.
"Francia no se dejará jamás intimidar por el terrorismo", ha manifestado el jefe del Estado vecino durante el elogio fúnebre que ha pronunciado en el funeral de Serge-Nérin , primer policía francés asesinado por ETA, en el que ha advertido, además, de que este crimen "deshonra a los que lo han cometido" y "deshonra a quienes lo apoyan"
Agradece la presencia de España
Sarkozy ha agradecido especialmente la presencia en el funeral del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y del ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. "Francia está más que nunca al lado de la democracia española", ha agregado Sarkozy.
El presidente Zapatero, por su parte, ha advertido a los miembros de ETA de que deben sentir una "grave inquietud" porque "van a ser perseguidos sin descanso por dos grandes policías", la española y la francesa, que trabajarán "conjuntamente hasta acabar con la presencia de ETA y su existencia en este país".
Almuerzo de trabajo
En una breve declaración en el patio del Elíseo junto al presidente francés, Zapatero ha querido agradecer a su anfitrión "la actitud, el coraje y la valentía de Francia para ayudar a España" en la lucha contra ETA y "por la paz y la libertad en España".
El jefe del Ejecutivo ha almorzado con Sarkozy en París tras asistir juntos al funeral. Ambos mandatarios, ha dicho Zapatero, sienten "un gran pesar" por la muerte de Nérin pero son los etarras los que deben sentir una "grave inquietud".
Homenaje sentido al policía asesinado
Zapatero y Sarkozy llegaron poco después del mediodía al patio de la Prefectura de Seine-et-Marne (unos 45 kilómetros al sureste de París), donde se ha celebrado el homenaje, y saludaron a los familiares de Nérin, con quienes se ha detenido a conversar el jefe del Ejecutivo español.
El acto comenzó con los acordes de La Marsellesa, el himno nacional francés, que ambos mandatarios escucharon frente a la bandera francesa. Posteriormente, Zapatero y Sarkozy se colocaron junto al resto de autoridades presentes para guardar un minuto de silencio, que se repitió en todas las comisarías y organismos dependientes del Ministerio de Interior francés.
Tras el minuto de silencio entró en el patio de la Prefectura el féretro de Nérin, cubierto por la bandera francesa y portado por compañeros de su unidad policial. El policía será enterrado el sábado en Guayana francesa, de donde proceden él y su familia.
Representación española
Desde España han viajado además el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho y el director de Relaciones Internacionales y Extranjería del Ministerio, Arturo Avello, además del director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez.

El Gobierno vasco está representado por el consejero de Interior, Rodolfo Ares, y el Parlamento por su presidenta, Arantza Quiroga. También la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha enviado a su secretaria general, Mapi de las Heras, y a su responsable de delegaciones, Alfonso Sánchez.
Caballero de la Legión de Honor
Jean-Serge Nérin, de 52 años, ha sido nombrado a título póstumo Caballero de la Legión de Honor por parte del del Gobierno francés y condecorado con la Medalla de oro al mérito policial de la Policía Nacional española.
El Gobierno español condecorará también a los tres policías que patrullaban con él con la Orden Nacional del Mérito francesa y la Cruz del Mérito española con distintivo rojo.