Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sarkozy y Barroso se enfrentan duramente por la expulsión de los gitanos

Duro enfrentamiento entre Sarkozy y Barrosocuatro.com
"Hubo una disputa, por no decir una bronca", entre Barroso y Sarkozy, ha dicho Borissov. La discusión entre los líderes europeos sobre la polémica de los gitanos, que se ha abordado de manera informal durante el acuerdo, fue "muy difícil" y hubo un "gran desacuerdo", ha asegurado el primer ministro búlgaro.
La tensión entre Bruselas y París a cuenta de la política de Sarkozy sobre los gitanos se ha elevado después de que
la vicepresidenta de la Comisión y responsable de Justicia, Viviane Reding, comparara la actitud del Gobierno francés con la Alemania nazi al anunciar su intención de expedientar a Francia por discriminación.
Barroso ha respaldado a su comisaria pero ha dejado claro que no había sido su intención establecer un paralelismo entre las expulsiones de Francia y los acontecimientos de la segunda Guerra Mundial. La propia Reding se ha disculpado por el malentendido que habían generado sus palabras.
No obstante, antes de la disculpa, Sarkozy había sugerido a la vicepresidenta de la Comisión acoger en su Luxemburgo natal a los gitanos expulsados.
"Declaraciones excesivas"
Sarkozy ha asegurado que la mayoría de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se han mostrado "sorprendidos por las declaraciones excesivas" que ha hecho la vicepresidenta de la Comisión, Viviane Reding, respecto a las expulsiones de inmigrantes gitanos por parte de Francia.
Según ha explicado al término del Consejo Europeo en Bruselas, las palabras "gravemente injuriosas" de Reding, que ha comparado la política de Francia con la practicada durante la Segunda Guerra Mundial por Alemania, han sorprendido a los mandatarios europeos por el hecho de que ésta se refiriera a "acontecimientos históricos que han herido profundamente a muchos de nuestros compatriotas".
Sarkozy ha subrayado que ante estas afirmaciones "profundamente hirientes" de la comisaría de Justicia su "deber" como jefe de Estado era "defender a Francia". Ahora bien, ha dicho, "Reding se ha excusado y tomo nota". "Francia ha reaccionado y lo continuará haciendo con arreglo al estricto respeto del derecho comunitario", ha asegurado.