Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Santander compra el Popular

Desde las siete de la mañana, el banco Popular pertenece al Santander. Una operación que, según Ana Botín, hará más sólido al sistema financiero español y que requerirá de un tiempo de transición para el que la presidenta del Santander pedía calma a los clientes del Popular.

Pero los 300.000 accionistas del banco Popular lo han perdido todo. Sus títulos valen cero hoy. Ayer las autoridades europeas dictaminaron que el banco estaba a punto de colapsar por lo que se decidió intervenirlo y subastarlo. El Santander se lo llevó por un solo euro. El ministro de Economía ha destacado que no ha habido  “ningún tipo de ayuda ni de apoyo público”.

Al Popular lo ha hundido el ladrillo que acumulaba en su balance. Un pequeño gran detalle que no supieron detectar los famosos test de estrés del Banco Central Europeo. Se cambió de directivos para buscar un comprador pero la caída en bolsa de los últimos días y la fuga de depósitos han precipitado los acontecimientos. El Popular termina en manos del banco más grande y su marca desaparecerá después de 91 años.