Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad comienza a perseguir a los que incumplen la ley antitabaco

Inspectores de la Consejería de Sanidad han levantado este miércoles un acta de infracción en un bar de Castellón cuyo propietario había decidido no aplicar la ley antitabaco en su interior y, por tanto, permitía fumar a sus clientes. De esta forma, se ha iniciado el primer expediente sancionador en la provincia, pendiente de establecer la cuantía.
A media mañana, dos inspectores llegaron al local y levantaron acta de lo que vieron en su interior, "como gente fumando, ceniceros y carteles" en los que se informa de que el establecimiento permite fumar, según ha explicado el propietario del bar, Fernando Tejedor, quien ha indicado que el acta no estipula ninguna sanción económica.
Las sanciones previstas
Posteriormente, han remitido el acta a la Dirección Territorial de Sanidad en Castellón para que se inicie el expediente sancionador que, según lo establecido en la nueva ley, puede acarrear una sanción grave (entre 601 y 10.000 euros).
Las sanciones de la nueva ley pueden ser leves (de 0 a 600 euros), graves (de 601 a 10.000 euros) y muy graves (más de 10.000 y cuando concurra publicidad, promoción o patrocinio de los productos del tabaco).
Para la mayoría de clientes del local, la prohibición de fumar atenta contra su libertad y supone una cortina de humo para otros problemas del país.
El primer agredido por la ley antitabaco

Por otra parte, el dueño de un local de Montehermoso (Cáceres) que ha sido agredido por un cliente al que había pedido momentos antes que apagase su cigarrillo ha insistido en que con la nueva normativa contra el tabaco seguirán produciéndose casos como el suyo.
Según ha señalado el agredido, Juan Francisco Valhondo, "sí" volverán a darse este tipo de sucesos porque "el problema está en que uno fuma y el otro no". Ha indicado que el que no fuma "va a recriminar" al que sí lo hace y "cuando uno toma una copa o dos o tres, incluso sin tomar, se peleará, igual que pasa con los partidos de fútbol".
Valhondo es el propietario de una bolera de la localidad cacereña de Montehermoso que el pasado domingo 2 de enero tuvo que recibir entre 18 y 20 puntos en la frente por un golpe con una botella o un vaso que le había propinado un cliente al que previamente le ha pedido que apagara su cigarro.
El dueño del local ha recordado que los hechos ocurrieron el pasado domingo cuando apenas pasaban unas horas de la entrada en vigor de la nueva Ley Antitabaco.
Valhondo ha explicado que otro cliente y él mismo solicitaron al hombre que fumaba que apagara su cigarro. Este le hizo caso, pero alrededor de diez minutos después, el cliente que le había avisado y el que había estado fumando "iniciaron una pelea".