Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las islas Samoa y Tonga reciben ayuda tras las 120 muertes por el tsunami

Las agencias humanitarias de Naciones Unidas ya trabajan este jueves con las autoridades en el Pacífico Sur para ayudar a coordinar los esfuerzos de ayuda después del tsunami que ha arrasado las islas de Samoa, Samoa Americana y Tonga, terminando con la vida de al menos 120 personas, anegando ciudades y aldeas y dañando infraestructura vital.
El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha emitido un comunicado en el que expresaba su tristeza después de la información del número de muertos y de la destrucción que ha afectado a toda la región, afirmando que la ONU está preparada para dar la ayuda que se necesite.
Primeras ayudas de la ONU
La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ya ha enviado un equipo de emergencia para asistir a las autoridades en las consecuencias del tsunami.
Mientras, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) está evaluando sus reservas de suministros de ayuda en su centro regional en Suva, Fiyi, para determinar los artículos que se necesitan para colaborar en los esfuerzos humanitarios, mientras que ya se ha identificado el agua potable, la sanidad y la higiene como las áreas principales de necesidad.
La OCHA también señala que se espera escasez de alimentos tanto en Samoa como en Tonga, y que también se espera que aumente la necesidad de los refugios de emergencia, aunque un gran número de las víctimas del tsunami permanezcan con toda probabilidad con sus familiares, señala la ONU.
La OCHA también indicó que Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos y un gran número de ONG ya están trabajando con las agencias de la ONU y las autoridades locales para coordinar los esfuerzos de ayuda en la región.