Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salgado reclama a las comunidades autónomas 6.000 millones de euros a causa de la crisis

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha afirmado que con el nuevo modelo de financiación autonómica los "verdaderos beneficiarios" son los ciudadanos. Salgado ha asegurado que el acuerdo alcanzado el pasado 15 de julio en el Consejo de Política fiscal y Financiera "garantiza a todos los ciudadanos la igualdad en la financiación en los servicios públicos fundamentales, a los que se destinará el 80 por ciento de los recursos".
La ministra de Economía durante su comparecencia esta mañana a petición propia en el Congreso de los Diputados para explicar los contenidos del acuerdo de financiación autonómica, ha garantizado que los recursos adicionales del nuevo sistema de financiación autonómica, que supera los 11.000 millones, se repartirán con "criterios de transparencia" entre las distintas comunidades.
La vicepresidenta ha indicado, además, que para el reparto, que se hará de manera gradual este año y los tres siguientes, se ponderarán distintas variables, entre ellas, la población. Esta dotación adicional y la devolución gradual son dos "medidas urgentes" para paliar el efecto que podría provocar la devolución de unos 6.000 millones de euros que la ministra asegura que tendrán que rembolsar las comunidades autónomas al Estado por las liquidaciones negativas de los anticipos a cuenta de 2008, por la caída de ingresos registrada en ese periodo.
Salgado no ha detallado las cifras de los recursos adicionales que se destinarán a cada región, si bien el PP lo pidió en su solicitud de comparecencia. Por ello, el coordinador económico del PP, Cristobal Montoro, se ha quejado y ha opinado que se trata de la "cuantificación de la convivencia democrática".
Durante la Comisión d economía y Hacienda, Salgado ha anunciado que la reforma legal para poner en marcha el nuevo sistema de financiación autonómica se tramitará en el Congreso "en las próximas semanas", una vez lo apruebe el Consejo de Ministros.
Nuevo sistema de financiación
El nuevo sistema prevé la cesión de la recaudación del 50 por ciento del IRPF y del IVA, así como del 58 por ciento de los impuestos especiales. También incorpora tres fondos: el de suficiencia global, que tiene como objeto garantizar la financiación de las competencias; el de competitividad, para reforzar la equidad, y el de cooperación para facilitar la convergencia interregional.
En cuanto a la eficiencia del modelo de financiación ideado por el Gobierno socialista, Salgado ha apuntado que este sistema permite anticipar en 2010 los recursos adicionales y aplazar las devoluciones que tendrían que hacer las comunidades por los fondos recibidos en 2008 y 2009. La ministra de Economía ha especificado que el pago se realizará a partir de 2011 y 2010 y que se va a distribuir en cuatro años.
En contraste con el anterior sistema, aprobado durante el Gobierno del PP, se han "detectado una serie de desajustes" como consecuencia de la evolución económica y demográfica de los últimos años. Así, se ha buscado, ha agregado Salgado, una "reforma del sistema que mantenga y refuerce los principios de suficiencia y solidaridad", y que "mejore la autonomía y corresponsabilidad fiscal".
Revisión de impuestos
El Gobierno pasará revista a todas las fulguras impositivas durante la elaboración de los próximos Presupuestos. Así lo ha afirmado Salgado durante su segunda intervención en la Comisión de Economía, aunque ha eludido referirse directamente a las posibles subidas de impuestos para compensar la pérdida de ingresos derivada de la crisis económica.
La ministra ha resaltado la necesidad de seguir haciendo esfuerzos fiscales "importantes" de cara al futuro a la vez que ha confesado que la primera condición para conseguirlo es recuperar la senda de crecimiento de la economía española.