Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salgado es "razonablemente optimista"

La cuarta caída intertrimestral consecutiva de la economía se produce en un periodo en el que, por el contrario, el PIB ha vuelto a crecer en países comoAlemania y Francia.
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, considerapositivos estos datos, si bien recuerda que España comenzó la contracción de su economía más tarde que estos dos países, por lo que, añadió, "seguramente" nuestro crecimiento también se retrasará algún trimestre.

En cualquier caso, Salgado subrayó que el que Francia y Alemania comiencen a crecer es también una buena noticia para España, "porque son nuestros principales mercados y tendrá efectos muy beneficiosos para nuestra economía".
Optimista

La ministra de Economía y Hacienda afirmó que hay que ser "razonablemente" optimista sobre el futuro económico y añadió que esta caída del PIB está "completamente" de acuerdo con la previsión del Gobierno para el conjunto del año, de un decrecimiento del 3,6% para 2009.
Además consideró que la menor reducción del PIB hace suponer que España puede estar en un momento de "estabilización", que precederá a la recuperación.
Asimismo destacó que los indicadores de confianza para la economía española "han mejorado mucho en este último trimestre y comienzan a apareceralgunos datos positivos", aunque reconoció que sigue habiendo un dato muy negativo como es el desempleo, "el dato que más preocupa al Gobierno".
A la espera de conocer los datos desglosados del PIB, el último boletín económico del Banco de España ya avisaba de la ralentización, tanto de la caída de la economía como de la del mercado laboral.
Normalización

La entidad supervisora recordó que esta moderación en el segundo trimestre se produjo en un entorno caracterizado por "cierta normalización"de los mercados financieros y unas condiciones externas "menos severas".
Esta situación, continuó, ha permitido detener las continuas revisiones a la baja en las previsiones de la economía mundial, aunque, advirtió, no ha cambiado el diagnóstico sobre la duración de la recesión, que se prevé muy prolongada con una salida muy gradual.
La contracción económica se sigue produciendo por la caída de la demanda interna -consumo e inversión-, que fue del 6% según los cálculos del organismo supervisor, que apunta no obstante a una mejora en la contribución positiva del sector exterior, que es ya de 2,4 puntos.
Política de brazos cruzados
Desde el PP, su secretario nacional de Economía, Álvaro Nadal, señaló que la caída de la economía en el segundo trimestre supone el peor dato de "nuestra historia" y reclamó al Gobierno que "no se duerma en los laureles" esperando a la recuperación y dé un giro a su política económica.
"La política de brazos cruzados, de esperar a ver qué pasa, es un error", señaló el diputado del PP, quien volvió a pedir un giro en la política económica del Gobierno.
El portavoz de Economía de CIU en el Congreso, Josep Sánchez Llibre, incidió en que, a diferencia de otros países europeos como Alemania y Francia, en "España no se ven signos de recuperación de la economía a corto plazo".