Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba: "Esta siendo un año muy malo para ETA"

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha valorado la operación policial que ha permitido la detención en Francia del máximo responsable de ETA y ha advertido de que hay que mantener la "guardia alta", ya que la organización terrorista "está en lo que está", que es "atentar gravemente".
De esa forma se ha pronunciado el ministro en una rueda de prensa en la que ha ofrecido detalles sobre esta operación llevada a cabo en una casa rural de la Baja Normandía y que ha permitido incautar a las fuerzas de seguridad hasta el momento dos pistolas, un revólver, algo de explosivo, ordenadores, material informático, material para la fabricación de zulos y grilletes, entre otros efectos.
Rubalcaba ha subrayado la detención de Ibon Gogeascoetxea a quien ha considerado como el máximo responsable de la banda ya que estaba situado en la cúpula militar y ahora "los de las pistolas son los que mandan", además de la de Beñat Aguinagalde y Gregorio Jiménez Morales, ya que los dos formaban un comando de "liberados" -a sueldo de la banda- que iban a entrar en España "con las peores intenciones".
El ministro del Interior ha querido recordar que en lo que va de año ya se han producido 32 detenciones de personas pertenecientes a ETA. "Está siendo un año muy malo para ETA", ha dicho Rubalcaba.
También ha asegurado que en el momento de la detención de los tres etarras en Francia el jefe de la banda terrorista, Ibon Gogeaskoetxea, estaba despidiendo a Beniat Aguinagalde y a Gregorio Jiménez, para que entraran en España "con las peores intenciones".
Rubalcaba ha explicado que Aguinagalde y Jiménez formaban parte de un comando que estaba preparado para pasar de Francia a España y ambos tenían una "personalidad muy complementaria", ya que al primero se le atribuyen los asesinatos de Isaías Carrasco e Iñaki Uría, mientras que Jiménez "es un hombre con experiencia que ha trabajado en el traslado de material".
"Deducimos que se trataba de un comando especial que estaba siendo despedido por el jefe del aparato militar, que es una regla que cumple ETA. Cuando el comando va a entrar en España, las instrucciones se las da personalmente el jefe", ha declarado Rubalcaba.