Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba: "ETA tenía 300 kilos de explosivos preparados para un atentado inminente"

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que el comando de ETA que ocupaba la vivienda de la localidad portuguesa de Obidos tenía preparados 300 kilos de explosivos para realizar un atentado "inminente".
Así lo ha asegurado el ministro en declaraciones a los periodistas antes de iniciar su viaje a Dakar, donde asistirá a la Conferencia Ministerial sobre Lucha contra el tráfico ilegal de estupefacientes.
Por su parte, Pérez Rubalcaba ha asegurado que los 300 kilos estaban preparados para esa próxima acción ya que cuando se mezclan los componentes de los explosivos es para utilizarlos inmediatamente debido a que al poco tiempo pierden eficacia.
"Las peores intenciones" de Ibai Beobide Arza
Por eso, se ha mostrado convencido de que los etarras estaban pensando cometer un atentado "muy pronto" y que preparaban una acción inminente. Asimismo, el ministro también se ha referido a la detención del presunto etarra identificado como Ibai Beobide Arza, en un control de la Guardia Civil entre las localidades guipuzcoanas de Asteasu y Villabona, cuando circulaba en una bicicleta en posesión de documentación falsa y una pistola.
El arrestado llevaba "las peores intenciones", ha asegurado el titular de Interior, que ha dicho que es evidente que el presunto etarra "no estaba haciendo deporte porque nadie hace deporte con una pistola y un pen-drive".
"No tenemos más remedio que concluir que estaba preparando alguna fechoría, algo malo traía en la cabeza", ha insistido Pérez Rubalcaba, que ha considerado que así se reafirma que ETA lo está intentando "una y otra vez".
Mientras, el ministro ha garantizado que Francia, Portugal y España están con "la guardia muy alta" y obteniendo éxitos "y así será una y otra vez hasta que acabemos con esta pesadilla".