Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rouco denuncia un panorama desolador para la familia

El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha dibujado este domingo un panorama desolador para los valores familiares cristianos debido a la aceptación social de los "diversos modelos de familia" distintos al "verdadero matrimonio entre el varón y la mujer", el divorcio o el aborto.
En su homilía en la fiesta de la Sagrada Familia, que se celebra con una Misa al aire libre en la Plaza de Lima de Madrid, Rouco ha saludado a los cardenales, arzobispos y obispos llegados de otras diócesis, así como de Roma y de otros países europeos, a los sacerdotes y a las familias presentes.
Rouco ha asegurado que el modelo de la familia cristiana es el que responde fielmente a la voluntad de Dios y el que garantiza "el bien fundamental e insustituible" de la familia para sus propios miembros, la sociedad y la Iglesia, y la esperanza para el futuro. Ha advertido de que "ese otro lenguaje de los diversos modelos de familia que parece adueñarse, avasallador y sin réplica alguna de la mentalidad y de la cultura de nuestro tiempo, no responde a la verdad natural de la familia".
Da su visión del "verdadero matrimonio"
El cardenal arzobispo de Madrid ha defendido a la Sagrada Familia, formada por Jesús, María y José, a la que ha puesto como ejemplo, y al "verdadero matrimonio entre el varón y la mujer". A su juicio, es en el seno de las familias donde "los niños que van a nacer", los discapacitados, los enfermos o los rechazados reciben un amor incondicional y donde se responde "mejor y más eficazmente a las situaciones dramáticas" del paro, la ancianidad, la soledad o los fracasos matrimoniales.
Ha recordado la homilía del Papa anterior, Juan Pablo II, en 1982 en una Eucaristía también en la Plaza de Lima, y su rechazo a la anticoncepción y a la "gravísima violación del orden moral" cuando no se respeta la vida de los ya concebidos.
Por su parte, el actual Papa, Benedicto XVI, que ha bendecido la misa, también ha defendido la familia "basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer", ya que ella, según ha dicho, es la mejor escuela donde se aprende a vivir aquellos valores que dignifican a la persona y hacen grandes a los pueblos".