Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosarno vuelve a la tranquilidad tras el traslado de inmigrantes

La localidad italiana de Rosarno, en el sur del país, ha recuperado la calma después del traslado, en las últimas horas, de más de mil inmigrantes a centros de acogida de ciudades próximas para evitar que se repitan los violentos enfrentamientos con los vecinos de días anteriores.
Según el Ministerio del Interior, más de 1.100 inmigrantes que trabajaban como jornaleros en los campos de la zona han sido trasladados desde la noche del pasado viernes a centros de acogida de Bari y Crotona, dos de las mayores ciudades del sur de Italia.
Asimismo, los medios de comunicación italianos han informado de que unos 200 inmigrantes han abandonado por sus propios medios la localidad sureña para evitar el clima de tensión que se había desatado desde que salieran a manifestarse por las calles en la noche del pasado jueves en protesta por una agresión a dos de ellos. Según los últimos datos, 53 personas permanecen heridas a causa de los enfrentamientos, de las cuales 21 son inmigrantes y cuatro de ellos han recibido disparos de armas de fuego.
Mientras, en Internet surge la idea de llevar a cabo una jornada de huelga de inmigrantes en protesta por el "clima de racismo" que vive Italia para mostrar la importancia que este colectivo tiene en la economía italiana. La iniciativa, de la que se hace eco este domingo el diario "Corriere della Sera", la promueve el grupo "1 de marzo 2010 - Huelga de los Extranjeros", que ha escogido ese día inspirándose en una iniciativa de inmigrantes en Francia y que cuenta con un perfil en Facebook con más de 11.000 seguidores, muchos de ellos italianos.
La hipótesis de que clanes mafiosos de la Ndrangheta, la mafia calabresa, estén detrás de los altercados parece cada vez menos descabellada para las autoridades italianas.