Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rodiezmo expresa su división de opiniones sobre la ausencia de Zapatero

Pero gran parte de los que habrían visto con buenos ojos que hubiera sido fiel a su tradición anual, mezclan ese reproche con argumentos de comprensión. "¿Cómo va a venir si desde UGT se le ha hecho llegar que no era el mejor año para ello?", comentaba el hijo de un minero asturiano asiduo a este evento y que, pese a reconocer la dureza de la situación económica, defendía las medidas adoptadas por el Ejecutivo. A su juicio, gracias a que está Zapatero "y no el del PP" hay aún cierta esperanza para el futuro del carbón.
Otro matrimonio de la cuenca minera asturiana coincidía en que debería haber estado presente para explicar lo que está haciendo. "Le habríamos escuchado con atención, porque si viene otro, lo haría igual o peor". "Tendría que haber dado la cara", señalaron casi al unísono tres trabajadores leoneses antes de que uno de ellos, con el asentimiento de sus compañeros, sentenciara que está "en su recta final" en el Gobierno.
Otro vecino de Villamanín decía lo mismo, que tenía que haber dado la cara, y precisaba que debería haberlo hecho no porque lo haya pedido Rajoy, sino por voluntad propia y para explicar por qué este año no se pueden subir las pensiones". Uno de los vendedores ambulantes que cada año acude a esta campa se lamentaba por el hecho de que la ausencia de Zapatero haya provocado menos afluencia de personas y, por tanto de negocio.
"A mí me da igual uno que otro, porque todos son iguales, pero yo creo que Zapatero debería haber venido", comentaba en su puesto. Una vecina de Rodiezmo sí estaba muy enfadada con el presidente, hasta el punto de pedirle que no vuelva más, pero otra amiga a su lado le preguntaba si prefería que viniera "el de la barba", en alusión a Rajoy, y recibía una rápida contestación: "que no venga ninguno".
Varios de los consultados desligaron su presencia en la fiesta de la asistencia de determinados dirigentes políticos e hicieron hincapié en que lo que importa es la jornada festiva en sí, no el político que puede participar en ella. "Yo paso de todos (los políticos)", decía uno de ellos, mientras que otro comentaba que, pese a todo, Zapatero debería haber estado hoy en la campa leonesa. Muy comprensiva era una mujer de Langreo que mientras aguardaba a que su marido le consiguiera una gorra para resguardarse del sol, opinaba que Zapatero tiene muchas cosas que hacer ("y muy difíciles", apostillaba) como para estar hoy en esta fiesta.
Cuesta afirma que las palabras de Rajoy sobre Rodiezmo son "frivolidades"
El secretario de Libertades Públicas y Derechos de la Ciudadanía del PSOE, Álvaro Cuesta, ha asegurado que las críticas del líder del PP, Mariano Rajoy, sobre la ausencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la Fiesta Minera Asturleonesa de Rodiezmo son "una más de sus frivolidades".
Como el único representante de la Ejecutiva Federal del PSOE, Cuesta ha remarcado en declaraciones a los medios de comunicación en la campa de Rodiezmo que desde el Gobierno se trabaja para sacar adelante la normativa española para la regulación de la minería, y en especial esta labor se desarrolla "intensamente" en el ámbito de la Unión Europa.
Por ello, "nadie puede dudar de que este Gobierno" apoya a la minería como "un sector estratégico". En relación al Real Decreto para las garantías del consumo del carbón autóctono, ha explicado que se "trabaja" contra el bloqueo del mismo y se ha congratulado de "una agrupación de intereses en defensa de la minería por parte de varias Comunidades Autónomas y del Gobierno español".
Méndez dice que la política laboral y económica del Gobierno representa "un canto a la impotencia y resignación"
El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha manifestado que las políticas económica y social del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero representan un "canto a la impotencia y a la resignación", dado que se ha abrazado a la misma fuerza que combatía hasta hace pocos meses. A su juicio, la política actual del Gobierno "va por mal camino" en estos dos aspectos, motivo por el cual se ha convocado la huelga general el próximo día 29 de septiembre, un ejercicio de un derecho democrático que hay quien quiere "criminalizar".
Igualmente, ha indicado que hace un año se hablaba de la necesidad de regular los mercados financieros y acabar con la "tiranía del corto plazo" y con la delincuencia financiera. "Nosotros seguimos diciendo lo mismo. El problema del Gobierno no es que se haya quedado sin discurso, es que ha abrazado a la fuerza el que combatía hasta hace pocos meses", ha reiterado. Por ello, ha detallado que el próximo día 29 las fuerzas sindicales defenderán con la huelga general las mismas convicciones que tenían hace un año todas las partes, centradas en los derechos de los trabajadores y en que no se "tiren por la borda" los esfuerzos realizados hasta el momento, que han permitido en las últimas décadas el "progreso" de los derechos laborales.
Cándido Méndez ha realizado estas declaraciones durante la tradicional fiesta minera asturleonesa de Rodiezmo, un acto sindical que supone el inicio del curso político y que en esta ocasión está marcado por la ausencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que como todos los años fue invitado en calidad de secretario general del PSOE.
Aun así, la cita contó con numerosas intervenciones de responsables políticos y sindicales, entre ellos el presidente de la Fundación Pablo Iglesias, Alfonso Guerra, el presidente del Principado, Vicente Alvarez Areces y el secretario general de la FSA, Javier Fernández han intervenido en esta fiesta minera, en la que tampoco han faltado el secretario general de FIA-UGT, Antonio Deusa, el responsable de este sindicato en Castilla y León, Manuel López, y el secretario general del SOMA-FIA-UGT, José Angel Fernández Villa.
En este contexto, Cándido Méndez explicó que en la actual coyuntura se pueden "truncar" los progresos obtenidos, lo que supondría que las próximas generaciones tengan que vivir y trabajar con menos derechos en su puesto de trabajo o cuando se jubilen, así como estar a mayor disposición de la "arbitrariedad" de los empresarios.
La reforma, "muy negativa"
Por este motivo, criticó las decisiones adoptadas por el Gobierno en el marco de la reforma laboral, ya que tienen un sentido "muy negativo" y reprochó que desde el Ejecutivo central se hable de un cambio del modelo productivo porque lo que propone es lo "contrario". "La reforma laboral no deja a nadie al resguardo", recalcó y puntualizó que con ella se facilita el despido colectivo y se recortan las garantías de los empleados.
"La política del Gobierno es un canto a la impotencia y a la resignación, es negar la posibilidad de que el país tenga un futuro mejor", enfatizó. De la misma forma, se mostró en contra de alargar la edad de jubilación hasta los 67 años, ya que España es uno de los países de la Unión Europea donde la edad jubilación es más retrasada y exigió al Gobierno que explique quién garantizará el empleo a personas de 63 años o incluso a las de 52 años.
"Ese no es el camino", insistió y agregó que en el momento actual el Pacto de Toledo está a punto de "hacerse trizas" y el PSOE le "da en bandeja" el discurso a la derecha. Al respecto, señaló que el líder del PP, Mariano Rajoy, "calla porque a veces cree que no necesita hablar".
Alternativas
Para el secretario general de UGT hay alternativas a la propuesta del Gobierno y el problema es que se gasta mucho y se recauda poco, motivo por el que propuso combatir el déficit público mediante la recaudación y no con el recorte de gastos. Además, consideró que resulta necesario apostar por aspectos como la formación, la calidad del empleo o la innovación tecnológica para que los trabajadores no concluyan su vida laboral "con una mano delante y otra detrás".
Por otra parte, apuntó que en España hay "profesionales del odio", que a su vez son "desreguladores", pero frente a ellos, las organizaciones sindicales son "un baluarte muy fuerte"; guardianes de las pensiones, la educación o la protección por desempleo y se comprometió a continuar con la lucha por avanzar en estos aspectos. Finalmente, advirtió de que no guardará silencio ante este escenario porque, según explicó, la vida se comienza a terminar si se guarda silencio ante acontecimientos importantes.
"Esta sociedad obrera es la expresión de la alianza de los vivos pero también de la alianza de los vivos con los que murieron y con los que están por nacer", argumentó y abogó por no facilitar que se "tiren por la borda" los derechos de los trabajadores porque sería traicionar a las personas que lucharon en el pasado y a las generaciones venideras.
Areces acusa al PP de un "doble lenguaje" en la defensa del carbón

El presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, ha acusado hoy en Rodiezmo (León) al PP de mantener un "doble lenguaje" en el apoyo a la minería, con un discurso con el que "cínicamente dicen defender el carbón pero luego dicen que no". Ésta es según Areces la causa por la que el Ejecutivo central "esta defendiendo al carbón a veces en solitario", según ha explicado durante su intervención en la XXXI Fiesta Minera Asturleonesa de Rodiezmo (León).
De esta forma, ha calificado de "desfachatez" que el vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras, se posicione en contra de las ayudas al carbón y posteriormente el PP afirme su defensa al sector, con una dualidad ante la que "ya sabemos quién de verdad está en un lado y quién en el otro". Sobre la primera ausencia en el acto del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, desde que llegó a la Moncloa, Areces ha apuntado que "ha tenido sus razones", pero que a pesar de que no estuviera presente en el acto sigue defendiendo "inequívocamente a las comarcas mineras y al carbón".
Por ello, ha hecho un llamamiento a "arroparle" en el ámbito europeo", porque "si gobernase la derecha" el carbón sería algo de lo que "ni siquiera estaríamos discutiendo porque ya estaría liquidado hace mucho tiempo". Ésta era su última edición de Rodiezmo como presidente del Principado y se ha mostrado "muy orgulloso y satisfecho de lo que hemos hecho, aunque queda mucho por hacer también", según dijo. Entre las asignaturas pendientes ha destacado la lucha por evitar el cese de las ayudas al carbón en 2014, "un final que no vamos a aceptar" y que es "inaceptable" desde las filas de "gobiernos de progreso".
Finalmente, ha hecho especial mención a la organización de la cita, por arte de SOMA-FIA-UGT en el año en el que cumplen su centenario, "cien años de historia a lo largo de un siglo muy convulso", en el que han tenido capacidad para "sobreponerse a acontecimientos a veces dramáticos y ser siempre testigo fiel de una historia en defensa de los intereses de los trabajadores". Antes que Areces ha tomado la palabra el que, según deseos del presidente del Principado de Asturias, acudirá el año que viene a Rodiezmo ocupando su puesto, el actual secretario general de la FSA-PSOE, Javier Fernández.
Durante su intervención, Fernández ha asegurado que la izquierda está "obligada a combinar la competencia económica y la justicia social". Fernández ha apuntado que él habría invitado a Rajoy a la cita si hubiera ido para decir que "desautoriza a Vidal-Quadras, que apuesta por el carbón nacional o que no está de acuerdo con la privatización de la Sanidad".