Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reunión preliminar entre EE UU y Rusia para pactar el desarme nuclear

Medvedev y Obama posan juntos en la cumbre del G-20Reuters
Rusia y Estados Unidos negociarán un nuevo tratado sobre la reducción de sus armas estratégicas el mes que viene en Washington, según han indicado responsables de Exteriores de ambos países. Y es que, el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START1, por sus siglas en inglés), firmado en 1991, obliga a Rusia y a Estados Unidos a reducir el número de sus cabezas nucleares hasta 6.000 y los vehículos para transportarlas a 1.600, cada uno de ellos, un tratado que expira el 5 de diciembre de este año.
Por ello, "la primera ronda de negociaciones a escala completa entre Rusia y Estados Unidos sobre un nuevo tratado de reducción de armas estratégicas se celebrará a mediados de mayo en Washington", ha dicho el director del Departamento para la Seguridad y el Desarme del Ministerio de Exteriores, Anatoly Antonov, quien ha encabezado la delegación rusa, que visitó esta mañana la Embajada de Estados Unidos en Roma.
El diplomático ruso ha precisado que la reunión de Roma ha tenido un formato limitado y ha sido de naturaleza preliminar. Asimismo, ha valorado positivamente la reunión entre diplomáticos y expertos rusos y estadounidenses. Por su parte, la secretaria de Estado adjunta de Estados Unidos, Rose Gottemoeller, que ha encabezado la delegación norteamericana, ha dicho que el encuentro ha constituido "un comienzo rápido".
Los presidentes de Rusia y Estados Unidos, Dimitri Medvedev y Barack Obama, respectivamente, acordaron en su primera reunión, que tuvo lugar al margen de la cumbre del G-20 celebrada a principios de este mes en Londres, comenzar de manera inmediata las conversaciones sobre un nuevo tratado de reducción de armas nucleares.