Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rescatado el capitán estadounidense secuestrado por piratas somalíes

Richard Phillips, capitán del barco secuestradoReuters
El capitán del barco Maersk Alabama, Richard Phillips, ha sido liberado este domingo. Según ha adelantado la cadena CNN, está en buenas condiciones y a buen recaudo. Un grupo de piratas somalíes le secuestró el pasado miércoles en aguas del Golfo de Adén. En la operación, han muerto tres piratas y otro está detenido.
Desde ayer sábado había un destacamento de la Marina estadounidense intentando acercarse al lugar en el que estaba retenido. Los piratas habían tirotearon a los soldados que intentaban llegar hasta ellos para liberar al capitán. Esa operación no resultó pero este domingo se ha conseguido el objetivo.
Una historia de piratas
El barco capitaneado por Phillips se dirigía a Mombasa, Kenia, con una carga de ayuda alimenticia cuando fue secuestrado a unas 350 millas (casi 600 kilómetros) de la costa somalí, en el momento del asalto pirata. Parte de la tripulación, de 20 hombres, logró atrincherarse en una de las secciones inferiores del barco y horas después conseguía retomar el control del barco haciendo uso de la violencia.
A su llegada a Mombasa, uno de los marineros calificaba de "héroe" a uno de sus compañeros, explicando que "él y el jefe de ingenieros lograron atraer a un pirata hasta la sala de máquinas y luego saltaron sobre él".
El viernes, Phillips intentó huir del bote a nado, pero fue rápidamente capturado de nuevo por los piratas. También se intentó una operación de rescate, desbaratada por los asaltantes, que llegaron incluso a abrir fuego contra los soldados estadounidenses que intentaban alcanzar el bote
Sin embargo, los piratas lograron retener a Phillips y escaparon con él a bordo de un bote salvavidas que comenzó a ser seguido de cerca inmediatamente por al menos un buque de guerra estadounidense. Paralelamente, el FBI y líderes tribales somalíes gestionaban la negociación con los piratas, que exigían dos millones de dólares a cambio de la vida del capitán.
Los piratas advirtieron de que resistirían con las armas en caso de que les atacaran las fuerzas de la Marina norteamericana de la zona.