Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reino Unido anuncia un recorte del gasto público de 7.260 millones

George Osborne, ministro de Finanzas del Reino Unido.Reuters
El ministro de Finanzas del Reino Unido, George Osborne, ha recalcado que esta decisión es "sólo el primer paso hacia la creación mejores servicios públicos, una economía más fuerte y una sociedad más justa". "No hacemos esto por nuestro propio bien, sino para mejorar la calidad de vida de las personas. Hemos heredado un desastre económico", ha agregado.
En este sentido, ha destacado que cuanto más se pueda hacer ahora "menos habrá que pagar en el futuro", e incidió que en que, sin medidas, en breve el Reino Unido pagará más por su deuda que por la educación de sus hijos. Por su parte, el secretario de Estado del Tesoro británico, el liberaldemócrata David Laws, ha reconocido que habrá que tomar "muchas otras decisiones difíciles" y ha insistido en que el país no se puede permitir incrementar su deuda pública en 3.000 millones cada semana porque "pone en riesgo la recuperación económica".
El ministro de Finanzas ha anunciado también un gasto excepcional de 500 millones de libras (581 millones de euros), que saldrán del ahorro anunciado en la jornada del lunes. Esta partida incluye 170 millones de libras (197 millones de euros) para vivienda social, 150 millones de libras (154 millones de euros) para 50.000 nuevos aprendizajes, y 50 millones de libras (58 millones de euros) para más centros de formación.
Confianza en que se cree empleo
Sobre las consecuencias del plan en el empleo, Osborne ha confiado en que se cree un entorno económico que anime al sector privado a crear puestos de trabajo. En el caso del sector público, ha apuntado que la "gran mayoría" de los ahorros procederán de puestos vacantes que no se van a ocupar, no de despidos. El recorte del gasto de 6.243 millones de libras no incluye los ahorros en los departamentos de Sanidad, Defensa y Desarrollo Internacional, pero sí recoge la desaparición del Fondo Fiduciario Infantil.
Entre el resto de departamentos, la reducción del gasto será de 683 millones de libras (793 millones de euros) en Transporte, 405 millones de libras (470 millones de euros) en Gobiernos Locales, 670 millones de libras (778 millones de euros) en Educación, 836 millones de libras (970 millones de euros) en Negocios y 535 millones de libras (621 millones de euros) en Trabajo y Pensiones, entre otros.
Asimismo, se congelará la oferta de empleo público, excepto en áreas clave, y el Tesoro deberá aprobar todo los salarios que superen el del Primer Ministro, que ya ha sido recortado. Además, gran parte del Gobierno perderá sus vehículos oficiales y tendrán que viajar en transporte público o en la flota del Gobierno. En esta línea, se prohibirá también a los funcionarios viajar en primer clase. El recorte en pagos a consultores y viajes permitirá un ahorro de 1.150 millones de libras (1.337 millones de euros).