Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rechazo ante el ataque a la sede de CCOO en Guipúzcoa

Esta madrugada, varios encapuchados han lanzado dos cócteles molotov, piedras y huevos con pintura contra una sede del sindicato Comisiones Obreras en Beasain en Guipúzcoa. Como consecuencia, la sede ha sufrido rotura de varios cristales y manchas de pintura en la fachada, ya que los cócteles han impactado en el exterior del local.
Un grupo de individuos encapuchados, según varios testigos, han procedido a lanzar dos cócteles molotov, piedras y huevos con pintura contra la mencionada sede, de tal forma que los cócteles molotov impactaban en el exterior incendiándose y sofocándose casi al instante. Por otro lado, las piedras causaban la rotura de algunos de los cristales de la sede y los huevos dejaban sendas manchas en la fachada. Ante estos hechos, el Departamento de Interior ha expresado su más contundente condena ante esta "nueva muestra de intolerancia" y mostró "su solidaridad y la del conjunto del Gobierno" al sindicato agredido.
Apoyo de los partidos
El general del PSE-EE de Guipúzcoa, Iñaki Arriola, ha condenado "de forma contundente" el ataque de esta madrugada contra la sede de CC.OO. en Beasain. "En democracia, sólo vale la palabra. Las pistolas, los cócteles molotov y los chantajes sobran", ha recalcado. El dirigente socialista ha asegurado que el objetivo de este ataque es el de "coaccionar y amenazar a Comisiones Obreras, que ha dicho no a la huelga general convocada por los sindicatos nacionalistas".
Por otro lado, Aralar ha reprobado finalmente este atentado mostrando su solidaridad al sindicato y a todas las personas que hayan podido ser afectadas". Aralar ha asegurado que ataques como el de Beasain "no aportan nada en el camino de la paz, una paz que tantas veces ha exigido la sociedad vasca". Asimismo, ha subrayado que "cualquiera que sea la estrategia sindical de CC.OO., el respeto escrupuloso de los derecho humanos debe prevalecer".
Apoyo de sindicatos
El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha rechazado "rotundamente" este ataque. Ha recordado que "lamentablemente" a lo largo de la democracia las sedes de UGT en Euskadi y Navarra también han sufrido "más de un atentado, algunas hasta 30 ataques". No obstante, ha sentenciado que "estos actos de barbarie" no van a conseguir "debilitar la libertad sindical ni cercenar la democracia".
ELA se ha sumado a la condena y ha asegurado que "lejos de animar en la profundización de las vías democráticas, no hacen sino generar crispación en quienes las padecen y su entorno". "No es de recibo que se utilice la extorsión y la violencia". Pero pese al ataque, CC.OO. no se rinde y han asegurado que "van a seguir ocupando la calle en Euskadi, en Guipúzcoa, en Besain y en todos los pueblos y ciudades de este país".