Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy asegura que los resultados en Cataluña plasman el "hartazgo" de las políticas de Zapatero

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado ante el Comité Ejecutivo Nacional de su partido que los resultados de las elecciones catalanas demuestran que ha quedado "patente el hartazgo de las políticas que ha llevado a cabo" el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.
Además, ha señalado que el PSC ha ido "contra" sus propios votantes, al "disfrazarse" de "nacionalista o seudonacionalista". "Las imposturas se pagan en la vida y también se pagan en política y eso es bueno que lo recordemos todos de cara al futuro", ha proclamado, tras afirmar que los ciudadanos "castigan a los malos gobiernos y el tripartito no fue bien gobierno para ciudadanos de Cataluña".
Rajoy, que ha felicitado a Sánchez-Camacho por la labor que ha realizado, ha destacado el "trasvase" de votos que se ha producido del PSC al PPC y ha subrayado que el PP es un partido "abierto" en el que "caben todos". Ante posibles pactos con CiU, ha recalcado que su partido va a cumplir sus compromisos y su programa porque el PP "es un partido fiable y cumple todo aquello a lo que se compromete".
Para el PSOE no hay relación con las generales
Por su parte, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, ha asegurado que las elecciones catalanas "son muy propias" y tienen "una singularidad muy grande", por lo que ha rechazado que la derrota socialista implique un cambio de cara a los comicios generales, donde "el ánimo electoral está por crear".
En una entrevista en Radio Euskadi, Jáuregui ha reconocido que CiU se ha beneficiado de la "pulsión de cambio" que vive la ciudadanía en Cataluña, cuestión que ha perjudicado al PSC de José Montilla. Además, ha señalado que el Gobierno autonómico catalán ha sufrido, "como sufren en todas partes los gobiernos", la actual situación de crisis.
Abiertos al diálogo
El ministro de la Presidencia ha asegurado que los socios "preferentes" del Gobierno para lo que queda de legislatura son los que han respaldado el Presupuesto, pero ha agregado que si CiU está "más predispuesta al entendimiento" tras las elecciones catalanas, "aprovecharemos esa oportunidad" para intentar ampliar consensos.
En todo caso, ha dejado claro que el Gobierno no está "en absoluto abierto" a la posibilidad de que esa colaboración sea a cambio de permitir a Cataluña un concierto económico similar al vasco, ya que hace menos de dos años que se aprobó el sistema de financiación "y no vamos a alterar ese modelo, lo digo con toda claridad".
"Agotamiento del tripartito"
Jáuregui ha reconocido abiertamente que CiU ha capitalizado la "gran pulsión de cambio" que había en Cataluña, en parte por el "agotamiento" del tripartito y en parte por el desgaste debido a la crisis económica y a las medidas de ajuste.
Echando la vista atrás, ha concluido que el tripartito fue "una apuesta que no salió bien" porque las políticas de avance en Cataluña se han visto empañadas por un gobierno "relativamente incómodo" cuyas dificultades de "entendimiento interno" han aflorado con fuerza.
Jáuregui cree que el resultado permite a CiU gobernar en solitario y el PSC tendrá que centrar su estrategia en la labor de oposición pero sin ser ajeno a los esfuerzos necesarios para salir de la crisis.
Montilla se va pero sin "descabezar" al partido
La fase de reflexión de la que hablaba el PSC y el PSOE al conocer los resultados se abrirá tras las elecciones municipales del próximo año y culminará en el congreso del partido, en el que los socialistas catalanes deberán elegir a un nuevo primer secretario, tras el anuncio de José Montilla de que no concurrirá a la reelección. En ese sentido, Jáuregui ha alabado el gesto "elegante, inteligente y prudente" de Montilla al lanzar ese anuncio pero sin "descabezar" el partido, de forma que propicia la renovación pero controlando el proceso.
Más reacciones
Por su parte, el PNV, considera que CiU ha demostrado lo que un partido es capaz de hacer en la oposición, "por el país en el que cree". Afirma que Mas ha pasado de ser el "alumno aventajado de Jordi Pujol, a ofrecer el perfil de un líder sólido y experimentado".
En este sentido, ha señalado que, "el triunfo de CiU, que las encuestas vaticinaban con elocuente unanimidad, es producto del fracaso del tripartito, sin duda alguna, pero también obedece al buen hacer de la propia federación nacionalista y, muy especialmente, de su candidato Artur Mas, que durante los últimos ocho años ha sabido superar las adversidades del desierto, sin perder la compostura y, lo que es más importante, sin perder las referencias y la ambición por Catalunya".