Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy tacha de disparate la política exterior de España tras la visita de Moratinos a Gibraltar

Mariano RajoyReuters
El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado que el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, "es el primer ministro en la historia que hace una visita oficial a su propio país". Durante su intervención en un acto con afiliados del PP en Chipiona (Cádiz), Rajoy ha manifestado que Moratinos ha hecho "el ridículo, ha tratado a Gibraltar de igual a igual, no ha resuelto nada y lo único que ha conseguido es haber sido elogiado por Caruana y por la prensa británica".
Además el líder de los populares ha asegurado que "no hay ningún resultado de esa visita y hemos perdido la autoridad para decirle a nadie que no vaya a Gibraltar, además de romper una política que data de hace 300 años". Asimismo, ha dicho que la política exterior española, "primero en Venezuela, después en Cuba, luego en la Alianza de Civilizaciones y ahora en Gibraltar, es algo absolutamente disparatado".
Por esto ha querido concluir diciendo que "España es un gran país y no puede estar en manos de personas que hacen disparates como éste", rechazando, para ello, la visita de Moratinos a Gibraltar.
Fraga defiende la visita

Pero el senador y presidente fundador del PP, Manuel Fraga, no comparte la misma opinión que el líder de los populares y ha defendido este jueves la visita a Gibraltar que ha realizado el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. A su entender, las relaciones entre 'llanitos' y españoles "pueden y deben ser profundizadas".
En definitiva, el ex presidente de la Xunta ha respaldado la iniciativa de Moratinos de desplazarse a Gibraltar. "Creo que ese viaje, acompañado por las declaraciones que él ha hecho, evidentemente, es perfectamente admisible", ha afirmado. Y es que, Fraga considera que, una vez que el Peñón ha "renunciado al contrabando", que fue "su medio de vida en el siglo XIX", "las relaciones pueden y deben ser profundizadas, preparando un futuro en el que no empecemos por desconfiar unos de otros", agregó.