Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy califica de "catástrofe" los Presupuestos pero Zapatero defiende que son los "adecuados"

Los Presupuestos Generales del Estado, presentados el martes por el Gobierno al Congreso de los Diputados, han marcado la sesión de control en la Cámara Baja y el enésimo 'rifi-rafe' entre el líder de la oposición y el jefe del Ejecutivo.
El líder del PP, Mariano Rajoy, ha advertido a José Luis Rodríguez Zapatero que si sigue así y mantiene su política económica va a poner al país en una situación "imposible". Además, los tachó de "increíbles y antisociales" y los definió como una "catástrofe".
Zapatero ha escuchado duras críticas al proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2010, aunque el jefe del Ejecutivo le ha replicado acusándole de no aportar al debate "ni una idea, ni una propuesta, ni un compromiso de arrimar el hombro".
El presidente del Gobierno ha insistido en que los Presupuestos que ha llevado al Congreso el Ejecutivo son "los adecuados" para afrontar la crisis, garantizar la cohesión social, impulsar el cambio y buscar la estabilidad presupuestaria para "no hipotecar el futuro de las cuentas públicas".
"La mayor chapuza"
No obstante, Rajoy ha insistido y ha subayado que ya las cuentas de este año fueron "la mayor chapuza de la historia presupuestaria española", y las de 2010 llevan el mismo camino, además de contar con una subida de impuestos que "castiga a las clase medias y trabajadoras españolas" y convierte a estos ciudadanos en "sufridores" de los "despropósitos" de Zapatero.
El presidente del PP restó credibilidad a los Presupuestos del próximo año dado que las previsiones que el Gobierno hizo para 2009 "no se cumplieron ni de lejos" y supusieron una equivocación "en las previsiones de 5 billones de pesetas".
El presidente no ha respondido a estos ataques, y se ha limitado a repetir los objetivos de estos presupuestos, entre ellos el de avanzar en la recuperación de la economía. "Espero que usted sume algún esfuerzo a esta tarea nacional", le ha pedido a Rajoy.
¿Serán permanentes los impuestos?
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha reiterado que la subida de impuestos contenida en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2010 se revisará "cuando las circunstancias lo aconsejen".
Esa es la frase que Salgado utilizó en la rueda de prensa tras la entrega del proyecto en el Congreso de los Diputados, y que en algunos casos se interpretó como una contradicción con la promesa del presidente del Gobierno de que la subida de impuestos sería temporal.
Preguntada en los pasillos sobre si la subida será temporal o no, Salgado respondió que es "más sencillo decir que cuando las circunstancias lo aconsejen haremos esa revisión".
"Chuches y paparruches"
Por otro lado, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha acusado al PP de esgrimir "mucho de chuches pero sobre todo de paparruches" en sus críticas a los Presupuestos y la subida fiscal que incluyen, mientras suben los impuestos donde gobiernan, como en Madrid, "hasta a las bolsas de basura".
Por su parte, la portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que las cuentas públicas del próximo año son un "disparate económico y social" que busca "exprimir" a los trabajadores, elevan a "rango de ley" el fracaso de la política económica socialista y cuentan con un rechazo unánime en el frente social y político.
El primer duelo parlamentario entre ambas en tres semanas, una vez recuperada la vicepresidenta tras su reciente operación, no aflojó en ningún momento la tensión y los reproches de sus encuentros anteriores.
El 'caso Gürtel'

El PP ha sacado a colación en el Pleno del Congreso sus denuncias de persecución por parte de la Fiscalía y la Policía Judicial pero el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, replicó que el agua no deja de ser agua por mucho que la agiten.
Mientras, Rubalcaba defiende premiar a los policías del caso "aunque sólo sea por las infamias que han aguantado del PP".
Sobre el Estatut de Cataluña
Por otra parte, el presidente del Gobierno ha recalcado que confía en la constitucionalidad del Estatuto de Cataluña, así como en el Tribunal Constitucional (TC) que debe pronunciarse sobre la misma, aunque ha añadido que éste "hay que renovarlo cuanto antes".
Zapatero ha considerado que el procedimiento de reforma del Estatuto tiene "una fuerza evidente, desde el punto de vista de que comporta el pronunciamiento del cuerpo electoral".
El jefe del Ejecutivo ha respondido así al portavoz de ERC, Joan Ridao, quien le ha recordado que si el Gobierno pide respeto a las reglas democráticas "le exigimos un Tribunal renovado y no un Tribunal interino, precario y groseramente politizado".