Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy: "De nada sirve que nos anuncie una nueva medida cada media hora si no es capaz de un proyecto global"

Mariano RajoyReuters
Mariano Rajoy ha salido a la tribuna de oradores al ataque en un discruso monopolizado por la economía. "Recesión, déficit, deuda y paro galopante. Este es el estado de la nación sin maquillaje y sin aspavientos" afirmaba el líder de la oposición nada más abrir su intervención. Tras arrojar sobre la mesa los principales datos negativos de la economía española, Rajoy ha hecho un repaso por las principales previsiones erróneas realizadas por el presidente del Gobierno en los últimos tiempos.
El presidente del PP ha tirado de hemeroteca para recordar que hace un año Zapatero negó que hubiera crisis en un "deliberado y mezquino cálculo electoral" y ha subrayado que también llamó "antipatriotas" a los que le advertían de la necesidad de empezar a hacer reformas. "Fue una tremenda mentira con amplificador que le perseguirá siempre", le ha espetado.
'Es necesario un plan global'
Tras asegurar que ya ha presentado un total de doce planes para afrontar la crisis, Rajoy ha emplazado a Zapatero a rectificar su política. "Es urgente una rectificación y es lo que he venido a decirle hoy aquí, como rectificaron en política antiterrorista y hoy les va mucho mejor, sí, por rectificar", ha proclamado el líder de los 'populares' provocando un revuelo en la bancada socialista.
Mariano Rajoy ha desacreditado las medidas del Gobierno para salir de la crisis porque en su opinión son "aisladas y fragmentarias" y no responden a un plan "global", que es lo que la economía española demanda. En su discurso en el Debate sobre el Estado de la Nación, Rajoy ha advertido al jefe del Ejecutivo de que "de nada sirve que nos anuncie una nueva medida cada media hora si no es capaz de articularla en un proyecto global".
Las propuestas de Rajoy
El presidente del Partido Popular ha presentado además algunas de sus 'recetas' contra la crisis. Rajoy ha reclamado la puesta en marcha de una "reforma laboral" para cambiar el "injusto" sistema actual y una rebaja fiscal.
Rajoy aduce que España tiene "uno de los mercados de trabajo más rígidos, anquilosados e improductivos del mundo" y por eso requiere "profundizar" en las medidas aprobadas por el Partido Popular en 1997 para favorecer el empleo o de lo contrario "será muy difícil volver" a la senda de la creación de puestos de trabajo estables. "Es preciso abordar la reforma laboral para crear empleo. No hay nada más importante, ni más social, ni más solidario, ni más nada".
A ello el líder de la oposición añadiría "una reforma fiscal de verdad" en lugar de la reducción con condiciones del Impuesto de Sociedades anunciada por Zapatero para las PYMES, la cual tiene un "limitado alcance".
Otros temas
Mariano Rajoy también ha querido tocar otros temas, como la educación, las pensiones o el "problema del agua", del que se ha limitado a criticar la falta de soluciones del Gobierno Zapatero. La oposición pide un "plan completo y coherente" en lugar de regalar un ordenador portátil a cada alumno o instalar pizarras digitales en las escuelas. Más importante que eso, ha subrayado Rajoy, es "lo que se escriba en ellas" y la "calidad" del sistema educativo.
El presidente del PP ha pedido también una reforma del sistema de pensiones porque el actual "está en peligro y pudiera desaparecer muy pronto" a raíz de las predicciones del gobernador del Banco de España.
Menos medidas, más Plan Anticrisis
Rajoy ha cerrado su discurso asegurando que no va a escampar por más que se empeñe en anunciarlo todo el día. "Ni para eso tiene crédito. Está todo el mundo acostumbrado ya a que, en su caso, el engaño sea la regla y la verdad la excepción", ha afirmado Rajoy. En este punto, ha ofrecido de nuevo al presidente del Gobierno el Plan Anticrisis presentado por el PP quejándose al tiempo de que Zapatero "no quiera escuchar a nadie".