Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafael Luque

Siempre me ha gustado la imagen "golfa" de CNN+, la seguridad de que da igual a qué hora de la madrugada sintonices la cadena porque siempre se mantiene fiel a su propia ley universal, esa que dice: dadnos 20 minutos y os daremos el mundo. Si de pronto perdiese todas las referencias cronológicas podría saber qué hora es por las noticias que van llegando: abre la bolsa de Tokio, un atentado en Afganistán, otra masacre en Africa sin imágenes, Sarkozy se remanga para salvar el mundo, nuevas noticias sobre las viejas heridas de las ex dictaduras latinoamericanas, Obama nos regala otro discurso trufado de esperanza... Llevo diez años girando con el mundo y con CNN+ y todavía me sorprende que a veces los más lejano es lo más fácil de ver y de interpretar y lo geográficamente más cercano lo que más quebraderos de cabeza provoca. Hay días en los que Bagdad está más cerca que Soria. Paradojas de un mundo globalizado que retratamos cada media hora, algunas veces sonriente y las más cejijunto, convulso, herido; pero siempre conmovedor.