Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Quintás pronostica que algunas cajas tendrán pérdidas en 2010

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, ha pronosticado que durante el próximo año 2010 e incluso 2011 algunas entidades del sistema bancario español podrían entrar en pérdidas.
Durante su intervención en un curso organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), Quintás ha explicado que, "en principio, va a haber pérdidas en el sistema bancario español" puesto que los gastos de explotación se llevarán todo el beneficio de algunas entidades.
"Algunas entidades tendrán pérdidas y otras no", prosiguió Quintás, quien dijo que los gastos de explotación podrían ser de 29.000 millones de euros, lo que dejaría un margen de 8.000 millones.
Mejor ayudas que intervención
En este sentido, Quintás ha considerado "razonable" que las entidades financieras que van a ser solventes en los próximos dos o tres años, en lugar de sufrir una intervención reciban ayudas que luego el Estado pueda recobrar.
"Jamás pediría que se ayudase a una entidad no viable", señaló Quintás, quien apostó por que el Estado apoye a aquellos bancos o cajas que puedan ser solventes pero que incumplan la obligación de tener un activo un 8 por ciento superior al pasivo, lo que con la regulación actual supondría una intervención.
Crítica a Zapatero
Por otra parte, Quintás ha dicho que "con amigos así no necesitamos enemigos", en referencia al presidente del Gobierno y a la ministra de Economía y Hacienda.
Quintás respondía así preguntado sobre por qué el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, o la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, siempre que hablan del nuevo plan de ayuda se centran en las cajas y no en los bancos.