Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Querella contra Marruecos el día que su ministro de Interior se reúne con Rubalcaba

Imagen de los disturbios en El Aaiún difundida por MarruecosCuatro/CNN+
La Liga Española Pro Derechos Humanos ha presentado en la Audiencia Nacional una querella criminal contra tres ministros marroquíes y el gobernador de El Aaiún por presuntos delitos de lesa humanidad cometidos el 8 de noviembre pasado en el campamento Gdeim Izik de El Aaiún, y ha solicitado la declaración en esta causa de la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, para que detalle el conocimiento que tuvo de estos hechos y las medidas que el Gobierno va a tomar al respecto.
Los querellantes, que justifican la competencia de la Audiencia Nacional por tratarse de un caso de justicia universal con víctimas españolas, dirigen su acción penal contra los ministros de Interior, Taib Cherkaui; Asuntos Exteriores, Taib Fassi Fhiri; y Defensa, Abderrahmane Sba; y el gobernador de El Aaiun, Mohamed Guelmouss, a los que acusan del asesinato de un centenar de personas, entre ellas el ciudadano español Baby Hamday Buyema, así como la desaparición de otras 600.
La querella defiende que "el Derecho internacional vigente obliga a todos los Estados a perseguir, por su especial gravedad, ciertos crímenes internacionales, se produzcan donde se produzcan, y con independencia de los agresores y sus víctimas". Entienden que "conductas tan odiosas que, además, permanecen en la impunidad trascienden a las víctimas, ofenden a toda la humanidad y ponen en peligro los principios generales de civilización consagrados por las normas protectoras de los Derechos Humanos fundamentales".
A juicio de la asociación denunciante, los hechos a investigar constituyen actos de lesa humanidad porque han sido cometidos por "motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos o de género" y se han producido en "el contexto de un régimen institucionalizado de opresión y dominación sistemáticas de un grupo racial sobre uno o más grupos raciales y con la intención de mantener ese régimen".
Coincide con la visita del ministro marroquí
Mientras, el vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha entrevistado este martes con el titular de Interior marroquí, Taib Charkaui, que ha devuelto, en plena crisis del Sáhara Occidental, la visita que el primero hizo a Rabat tras los incidentes en la ciudad de Melilla.
La visita del ministro marroquí coincide con la "ofensiva" que la oposición lanzará esta tarde en el pleno del Senado para pedir explicaciones al Gobierno por su actitud ante los sucesos ocurridos en El Aaiún tras el desmantelamiento de un campamento saharaui y la prohibición de entrada al Sáhara Occidental de periodistas españoles.
Video de los disturbios, según Marruecos
Además este martes, las autoridades marroquíes han exhibido un vídeo en el que muestran duras imágenes grabadas desde el aire por las fuerzas de seguridad marroquíes sobre su intervención en el campamento saharaui de Gdaim Izik.
Entre las imágenes mostradas, destacaban por su crudeza escenas como la que muestra a un hombre, supuestamente saharaui, orinando sobre el cuerpo de un miembro de las fuerzas de seguridad malherido, u otra de uno de los supuestos miembros del campamento degollando a un policía en las calles de El Aaiún.
Con este vídeo, Rabat ha querido demostrar que grupos armados paramilitares habían tomado el control del campamento, y que el desmantelamiento se produjo "sin que la policía marroquí utilizase armas de fuego" y de una manera "pacífica".
La ONU debate la situación
Por otro lado, el Consejo de Seguridad de la ONU debate este martes la situación en el Sáhara Occidental tras el desmantelamiento por parte de Marruecos del campamento de Gdaim Izik y los enfrentamientos posteriores, que se han saldado con un número indeterminado de muertos (10 policías marroquíes y dos civiles saharauis, según Rabat, y al menos 19 civiles, según el Polisario).
El Consejo de Seguridad intentará recabar información sobre los últimos acontecimientos en el Sáhara Occidental, por lo que es previsible que escuche los últimos datos que haya podido recabar sobre el terreno la misión de la ONU en la zona, Minurso, encargada desde 1991 de vigilar el alto el fuego entre las partes y de organizar un referéndum en el que los saharauis tuvieran la oportunidad de decidir el futuro estatus del territorio.