Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Psicólogos ayudarán a los médicos a decidir si una menor puede abortar sin autorización de sus padres

Los profesionales médicos serán quienes decidan si las jóvenes de 16 y 17 años que quieran abortar pueden tomar libremente la decisión de hacerlo -hasta la semana 14, al igual que el resto de las mujeres-. Sin embargo, deberán presentar un documento que acredite que al menos uno de sus padres (o tutores) está informado. La chica podrá acudir a la clínica con ese representante legal o sola, siempre que presente ese texto junto con alguna documentación acreditativa (fotocopia del DNI de su madre, por ejemplo) que certifique que ese representante legal está informado.
Según ha explicado Jiménez, en declaraciones a TVE, la ley exige que todas las mujeres menores de edad que quieran interrumpir su embarazo cuenten "siempre con el permiso paterno, materno o de sus tutores legales" antes de acudir al médico, salvo que éste perciba "temor por sufrir violencia intrafamiliar, o coacción, presión, un miedo reverencial ante la posibilidad de decírselo a sus padres".
En estos casos, "será el médico con el asesoramiento, si así lo estima, de un psicólogo o un trabajador social, el que acredite que esa situación de riesgo existe".
"Normalmente, una chica de entre 16 ó 17 años que acude a interrumpirse su embarazo siempre irá acompañada de sus padres o tutor legal", reconoce la ministra de Sanidad, aunque admite que "en el caso de que no lo hiciera, es cuando el médico tendrá que evaluar la percepción del miedo que esta chica le está mostrando".