Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Protestas contra la gestión del Gobierno de Berlusconi

El mayor sindicato italiano, La Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL), ha sacado este sábado a las calles de Roma a más de 2 millones de personas, para protestar contra la gestión del Gobierno de Berlusconi ante la crisis económica.
La manifestación ha partido de cinco puntos diferentes de la ciudad y ha terminado en el Circo Máximo, contando con la participación de varios líderes de la izquierda italiana, como el secretario general del Partido Democrático (PD), Dario Franceschini o su predecesor en el cargo, Walter Veltroni.
Franceschini había dicho este viernes sobre la manifestación que era su deber "estar al lado de los trabajadores" que piden respeto para sus derechos y que tienen "miedo de perder su puesto de trabajo". Por su parte, el secretario general del partido, Guglielmo Epifani, ha atacado duramente las políticas económicas de Berlusconi y ha pedido, en su intervención al término de la marcha, que no haya recortes para la educación y que se aprueben mejores políticas de inmigración.
Los manifestantes han reivindicado salarios más altos para los trabajadores, más cobertura social para los ancianos, más estabilidad para los empleados precarios y una política contra la crisis.
La respuesta del Gobierno a la gran manifestación ha llegado del ministro de Administraciones Públicas, Renato Brunetta. Brunetta ha afirmado que "si alguien monta un picnic no hace daño a la economía, obviamente, porque mueve recursos, restaurantes y autobuses".