Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión para cinco de los enlaces entre ETA y sus presos

El juez de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, ha enviado a prisión a cinco de los diez detenidos la semana pasada en España acusados de ser los "enlaces" entre ETA y sus presos, mientras Francia dejaba en libertad al que el Ministerio del Interior considera su máximo responsable, David Plá.
El magistrado ha enviado a prisión a los abogados Jon Enparantza, Arantza Zulueta e Iker Sarriegi, así como a la ex etarra Naia Ziruarrain y la portavoz de Etxerat Saioa Agirre en un auto en el que considera a Plá como "correo" entre la estructura creada por ETA para gestionar todo lo relativo a su colectivo de presos (HALBOKA) y el primero de los letrados.
Los despachos eran el centro logístico
Según el juez, los despachos de los abogados constituían "un centro logístico de distribución" de documentos de ETA hacia los presos y de éstos a sus estructuras, y desde ellos se realizaba una tarea que iba "mucho más allá de las loables funciones de defensa ejercidas con carácter complementario".
El juez basa sus argumentos en la documentación intervenida a Francisco Javier López Peña, "Thierry", responsable del aparato político de ETA, detenido en mayo del 2008 en Burdeos, así como de los efectos aprehendidos en poder de los detenidos, "suficientemente explícitos".
De ellos, concluye que los abogados se encargaban de enviar a ETA informaciones sobre posibles objetivos y, en concreto, se refiere a que en la documentación incautada en el domicilio de Enparantza (identificado como 'Mik Mik) y al que también atribuye gestiones para cobrar el impuesto revolucionario- aparecen unas anotaciones sobre tres vehículos "que podrían corresponder a escoltas de cargos públicos".
Asesinar a Urkullu
Más explícitamente, precisa el auto, Enparantza comunicó a la banda la "conveniencia" de asesinar a cargos importantes del PNV, entre ellos, a su presidente, Íñigo Urkullu.
En su despacho, que compartía con Sarriegi, se localizó un "zulo" en un secador de manos donde escondían más de veinte comunicaciones en unos "canutillos (de papel) envueltos en plástico y listos para enviar/recibir a los presos etarras en Francia y España", además de hallar un sobre con 9.400 euros.
En este local también se hallaron documentos escondidos en la silla de Sarriegi, así como en un espacio hueco dentro de una percha colgada en la pared y otros "perfectamente doblados" en el interior de cajas de grapas.
Según el juez, el ex futbolista de la Real Sociedad es un "destacado miembro legal" de ETA que "utilizaría la cobertura de su actividad profesional como letrado para realizar otras actividades a favor de la banda armada.
Dos en libertad
Marlaska ha dejado en libertad bajo fianza de 30.000 euros al miembro jubilado de LAB Juan Maria Jauregi, en cuyo domicilio se hallaron 44.000 euros, dinero que "puede perfectamente estar destinado a albergar la financiación" de ETA.
De 12.000 euros es la fianza que ha impuesto el juez al ingeniero Asier Etxabe, al que acusa de haber intermediado en el pago de 72.000 euros del denominado impuesto revolucionario sobre un conocido suyo.