Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Posiciones ambiguas ante las intenciones de Irán

La petición internacional contempla que Irán intercambie cantidades de uranio de bajo enriquecimiento (LEU, por sus siglas en inglés) por combustible nuclear de uso exclusivo para poder utilizarlo en la producción de isótopos médicos. El Gobierno iraní se muestra partidario de esta propuesta pero precisa que las cantidades a intercambiar deben ser establecidas por Teherán. Mientras, el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, informa de que Irán ya ha respondido a la última propuesta internacional sobre su programa nuclear y que la contestación de Teherán ha sido "decepcionante".
"Podríamos contemplar que que (Irán) estuviera preparado para aceptar la propuesta original del grupo de contacto 5+1 (Estados Unidos, Francia, Rusia, China, Reino Unido más Alemania) por la que se comprometen a enviarnos 1.200 kilos de su uranio de bajo enriquecimiento, todo de golpe y a un país previamente acordado", explica Gates.
"Pero la realidad es que (las autoridades iraníes) no han hecho nada para convencer a la comunidad internacional de que están listos para cumplir el Tratado de No Proliferación ni para detener su plan para obtener un arma nuclear, por lo que opino que el resto de países deben contemplar si es necesaria una nueva aproximación", añadie el secretario de Defensa.
El canje de uranio fue tratado por primera vez el año pasado entre Irán y el grupo 5+1 y tiene como objetivo asegurarse de que el país persa no pueda procesar este combustible hasta niveles que permitiesen fabricar una bomba atómica. Sin embargo, a pesar de que niega que quiera desarrollar combustible nuclear con fines bélicos, Teherán no había respondido positivamente a esta propuesta hasta la presente semana.
Horas antes, el asesor de Seguridad del presidente Barack Obama, James Jones, instaba a Irán a que acepte las pretensiones de la comunidad internacional sobre su programa nuclear o de lo contrario se enfrentará a una nueva ronda de sanciones caracterizadas esta vez por el "consenso sin precedentes" que existe actualmente entre los países negociadores.
Las declaraciones de Gates echan por tierra las esperanzas depositadas en un hipotético acuerdo después de que el Gobierno iraní se mostrara inusualmente optimista ante la petición internacional, como reconoció este veirnes el ministro de Exteriores iraní, Manouchehr Mottaki. "Personalmente creo que hemos sentado las bases propicias para que se produzca dicho intercambio en un futuro no muy lejano".
Irán fabrica más misiles
Por el contrario, Irán comienza oficialmente este sábado la producción de dos nuevos misiles, según la radio estatal, con un acto de presentación inaugurado por el ministro de Defensa iraní, Ahmad Vahidi, de la cadena de fabricación de los misiles anti helicópteros Qaem y de cohetes contra vehículos blindados Toofan-5..
El anuncio de la producción de estos dos nuevos misiles coincide con el período de 10 días que marca la conmemoración del 31 aniversario de la Revolución Islámica de 1979. La inauguración, además, ha tenido lugar lugar tres días después de que Irán dijo que hizo un lanzamiento de prueba de un cohete que podría transportar un satélite, un hecho que Washington describió como un "acto de provocación".