Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía indonesia mata al líder del terrorismo islamista del Sudeste de Asia

El terrorista más buscado del Sudeste de Asia y "cerebro" de la mayoría de sangrientos atentados perpetrados en la región, Noordin Mohamed Top, ha muerto por los disparos que le han alcanzado durante una operación de las fuerzas de seguridad de Indonesia en la isla de Java.
El integrista ha fallecido durante el asedio policial de cerca de 18 horas a una casa en la que se escondía, en el pueblo de Beji del distrito de Temnaggung, según ha informado la Policía. Junto al fallecido se encontraban otros tres presuntos terroristas que, según los primeros datos facilitados por fuentes oficiales, no resultaron heridos y fueron capturados.
Tras un tiroteo con la Policía
Los agentes y terroristas libraron un intenso tiroteo durante toda la noche, aunque el asalto final, precedido de al menos cinco fuertes explosiones en el interior de la vivienda, tuvo lugar a primeras horas de la mañana.
La Policía desplazó al lugar a más de un centenar de efectivos de la brigada antiterrorista, francotiradores y artificieros, que recurrieron al empleo de un robot para examinar objetos sospechosos.
Líder del brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático
Noordin, de nacionalidad malasia, está considerado el líder de una facción radical integrada por varias decenas de militantes que se escindió en 2006 de la organización Yemaa Islamiya (YI), considerada el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.
Según la Oficina Federal de Investigación (FBI) de Estados Unidos, el terrorista era un "experto en explosivos", "reclutador", "fabricante de armas" e "instructor de nuevos islamistas".
Además del doble atentado de julio contra dos hoteles de lujo de Yakarta en el que murieron nueve personas, la Policía indonesia le acusa de haber organizado los mayores atentados perpetrados en Indonesia desde 2002.