Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía entra con tanques blindados en la favela más peligrosa de Río

Batalla decisiva en la lucha contra el narcotráfico en las favelas de Río de Janeiro. La policía brasileña ha entrado este jueves con seis tanques blindados, cedidos por la Armada, en la favela Vila Cruzeiro, considerada como el principal fortín del grupo criminal que está generado los disturbios en Río de Janeiro desde el pasado domingo.
La ola de violencia es de tal magnitud que supone la primera vez que se utilizan vehículos militares para restablecer la paz en las favelas controladas por los narcotraficantes.
Los blindados del modelo M113 están equipados con armamento de guerra y son conducidos por militares. No obstante, el Gobierno regional ha especificado que las operaciones en la favela serán realizadas por agentes de la Policía Militarizada.
Las televisiones locales han mostrado que la banda criminal que opera en la región, conocida como Comando Vermelho (Comando Rojo), había montado una barricada y había incendiado un camión en el acceso a la favela para dificultar la labor de las fuerzas del orden.
Ya van 23 "narcos" muertos
Las autoridades no se dejan intimidar por los "narcos" y arrestarán o abatirán a los responsables por la ola de ataques contra civiles que comenzó el domingo y que ha incinerado cerca de 55 vehículos en el área metropolitana de Río.
La respuesta de la policía, que desde el pasado lunes ha realizado operaciones en 28 favelas en las que se guarecen las bandas de narcotraficantes, han dejado al menos 23 muertos, según cifras oficiales.
El día más violento fue este miércoles, cuando murieron 15 supuestos pistoleros en los tiroteos con la policía, que arrestó ese día a 31 sospechosos y, en el conjunto de la operación, a 159 personas.