Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía descarta la fuga de gas y se decanta por una cuarta bomba de ETA

La Policía Científica sigue investigando las causas de la cuarta explosión registrada este pasado domingo en Palma de Mallorca. Sucedía en el bar Nica. En un primer momento, se creyó que había sido un suceso accidental por acumulación de gas metano. Ahora todo parece indicar que la explosión también es obra de la banda terrorista ETA. Aunque el presidente del Govern balear, Francesc Antich, ha indicado que "oficialmente no está confirmado", el propietario del Nica, Fructuoso Nieto, ha afirmado que según los agentes, era un artefacto.
Con este serían cuatro. La banda terrorista vuelve a plantar el caos en la isla. Este pasado domingo estallaban otros tres artefactos de escasa potencia en los baños de mujeres de dos restaurantes y de unos bajos comerciales. Solo han pasado diez días desde que la banda asesinara a dos Guardias Civiles en Palmanova, Palma de Mallorca, con una bomba-lapa en los bajos de su coche patrulla.
Artefactos con temporizadores
Todos los artefactos contaban con temporizador. Esos temporizadores que han activado los cuatro explosivos y la bomba-lapa darán respuesta a la pregunta que se hacen los expertos en la lucha antiterrorista desde el pasado 30 de julio: ¿permanecen en la isla?
"Lo razonable", según fuentes de la investigación antiterrorista, es que hayan escapado. Según esta tesis, los terroristas habrían colocado las bombas en los cuartos de baño de los restaurantes durante el día del 30 de julio y habrían aprovechado la noche para colocar otro explosivo y la bomba-lapa y huir de la isla en las horas que transcurrieron hasta su explosión al mediodía siguiente. Y es que los temporizadores pueden ser programados hasta con años de antelación.
Pueden seguir en la isla
Aún así no se descarta ninguna hipótesis. De hecho, la Policía sospecha que dos miembros de ETA, no fichados por la Policía, siguen en Palma de Mallorca. Los expertos en desactivación de explosivos continúan buscando cualquier rastro que les permita concluir si los etarras que colocaron las bombas son los mismos que presuntamente asesinaron a los dos guardias civiles y si se han ido ya de la isla o no.
El delegado de Gobierno ha confirmado que los controles policiales siguen realizándose exhaustivamente en Mallorca, tanto en los puertos como en el aeropuerto, ya que las Fuerzas de Seguridad están trabajando "con todas las hipótesis". Por ello, saber que utilizaron temporizadores es clave para la investigación.
Voz "grabada y distorsionada"
A partir de las 11.00 horas del domingo se produjeron una serie de llamadas telefónicas alertando de la colocación de los artefactos en nombre del grupo terrorista, la primera de ellas en el Parque de Bomberos de Santa Pona (Calviá), que fue atendida por un miembro de este cuerpo.
A continuación, se produjeron llamadas similares a Radio Taxi de San Sebastián y a un alto cargo de la Junta de Andalucía, en las que se informaba de la colocación de artefactos explosivos en Palma de Mallorca, que estallarían entre las 12.00 horas y las 18.00 horas.
En todos los contactos la voz estaba "grabada" y "distorsionada", y anunciaba, en nombre de ETA, la colocación de una serie de artefactos sin indicar claramente en qué zonas podían estar ubicados los mismos, "al contrario de lo que suele hacer habitualmente ETA cuando lanza este tipo de llamadas de advertencia".