Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía británica registra una vivienda del autor del atentado de Estocolmo

La Policía Metropolitana registró en la pasada madrugada una vivienda adosada en la localidad de Luton, en Bedfordshire, en el norte de Londres, propiedad de Taimour Abdulwahab al Abdaly, un sueco de origen iraquí que ha sido identificado como el autor y única víctima del atentado del pasado sábado en Estocolmo.
"No se han producido detenciones, ni se ha encontrado material peligroso", dijo la institución a través de un comunicado en referencia al registro de la vivienda, donde el joven de 29 años residió durante su estancia en la Universidad de Bedfordshire, según recoge el diario 'The Guardian'.
De forma paralela, las autoridades suecas han registrado un coche que pertenecería también a Al Abdali, quien habría viajado a Reino Unido y Jordania días antes de que se produjera la explosión de las dos bombas en Estocolmo.
Además la Fiscalía sueca ha confirmado que la única víctima mortal del atentado ocurrido el sábado en Estocolmo era un hombre que llevaba uncinturón de explosivos y que presuntamente se dirigía a un centro comercial o una estación de tren cuando la bomba estalló de forma accidental.
El acto está siendo investigado como un atentado terrorista, especialmente después de que la agencia de noticias oficial sueca, TT, recibiera un correo electrónico que relaciona el hecho con la misión en Afganistán y las caricaturas del profeta Mahoma, en cuya elaboración participó el artista local Lars Vilks.
En este sentido, fuentes de la Inteligencia británica, citadas por 'The Guardian', apuntan que Al Abadali podría estar relacionado con las células de Al Qaeda asentadas en Reino Unido, aunque el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, insistió en que, de momento, ninguna de estas vinculaciones ha sido probada.