Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos insiste en tener cuatro grupos parlamentarios en lugar de uno

A la gobernabilidad de un Congreso no exento de problemas, se añade ahora la polémica de los grupos parlamentarios propios. Los 4 grupos que conforman Podemos habían pactado antes de las elecciones poder constituirse por separado, sin olvidar que el propio Gobierno desglosó su resultado electoral por separado. De este modo, de los 69 escaños morados 12 son de En Comú Podem, 9 de Compromís y 6 de En Marea. Todos ellos cumplen con el reglamento del Congreso: Tienen un mínimo de 5 diputados habiendo obtenido el 15% de los votos por territorios o el 5 en el conjunto de la nación. Las normas estipulan también que en ningún caso pueden formar grupo separado diputados de un mismo partido, ni aquellos que no hayan competido electoralmente.  Y es aquí donde la interpretación queda abierta y sujeta a la Mesa del Congreso, aún por designar. El PSOE no quiere hacer tensión con este asunto mientras trata de formar Gobierno con Podemos, pero PP y Ciudadanos se muestran tajantemente en contra. Las ventajas están claras. Tener grupo propio implica una subvención mensual de más de 28mil euros, pero sobre todo implica más presencia, más tiempo de intervención.