Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dolor en Pioz, escenario de un crimen atroz

Marcos Campos, su esposa Janaína Santos y sus hijos María Carolina y David, de 4 años y 18 meses respectivamente, fueron asesinados en un chalet de Pioz (Guadalajara), en el que residían desde el pasado mes de julio. Sus cadáveres fueron encontrados un mes después en bolsas de basura, apiladas en un rincón del salón.

Walfran Campos, hermano del padre, ha viajado desde Brasil (de donde es originaria la familia) hasta España, para colaborar en la investigación y realizar los trámites necesarios para expatriar los restos mortales. De momento el Juzgado número 1 de Guadalajara no le permite llevarse los cuerpos ni le ha autorizado a verlos para poder identificarlos, ya que se encuentran muy deteriorados. Sí le han realizado pruebas para extraer el ADN y compararlo con el de su hermano. Ayer visitó la vivienda en la que el matrimonio fue descuartizado con un hacha o un cuchillo de carnicero. Los niños fueron  degollados. Con un gran dolor dijo que no podía irse de España sin ver el lugar en el su hermano, su mujer y sus hijos pasaron los últimos días de su vida y que lo que  más le duele es que hayan muerto ahí solos, sin que él pudiera ayudarles.

Marcos y Janaína tenían problemas económicos. Sólo trabajaba él y  cambiaban frecuentemente su lugar de residencia. Según comenta Walfran lo hacían buscando  una vida de mejor calidad aunque era habitual que les enviasen dinero desde Brasil. Familiares del padre tenían previsto desplazarse hasta Pioz en noviembre y pasar las Navidades allí. Todavía no conocían al pequeño de la casa.